Cuando se trata de competición, no podemos olvidarnos del poker

Artículo original de Fátima Moreira de Melo.

Es verano y con el buen tiempo he estado jugando mogollón al tenis. En Holanda puedes apuntarte para torneos semanales -individuales, dobles o mixtos- en los que puedes jugar para mejorar tu ranking semana tras semana. Es una buena forma de estar activa, tanto física como mentalmente.

No soy el tipo de persona que le guste salir a correr o montar en bicicleta. En general necesito algo de competición, de lo contrario me aburro. Pero cuando juego al tenis o al futbol indoor o cualquier otro deporte competitivo siempre estoy más motivada. Creo que fui un perro en mi anterior vida, me encanta correr tras la pelota y tratar de hacer algo más creativo con ella.

Una cosa que he notado cuando juego al tenis es que mi condición de jugadora de poker realmente afecta a mi forma estratégica de pensar y a la hora de hablar sobre el juego. Justo el otro día, después de un partido, estaba hablando con mi rival y empecé a hablar en términos de porcentaje. Señalaba que tan solo había ganado, por ejemplo, el 55% de mis golpes más arriesgados -como cuando iba a por golpes ganadores- mientras que, de otra manera, podía haber mantenido el peloteo y ganar el 75% de los puntos. No creo que hubiera pensado en el partido o hablado de esa manera si no fuese jugadora de poker.

Fatima Moreira de Melo_sept_2014.jpg

También pienso en términos pokerísticos cuando considero mi desarrollo como jugadora de tenis. Cada vez que juego obtengo experiencia que me ayuda, incluso cuando no gano un punto, un juego o un partido, algo parecido a cómo puedes mejorar con cada mano de poker que juegas tanto si ganas como si la pierdes. Estoy tratando de no ser resultadista, igual que en el poker, pero por supuesto tengo ese carácter competitivo en el que el deseo de ganar a veces puede con el simple trabajo de ser mejor jugadora.

Mi percepción del mundo es diferente a causa del poker. No me duele que gente que no juega me pregunten sobre poker, así que con frecuencia me encuentro a mí mismo explicando el juego en términos no pokerísticos.

Por ejemplo, a veces me preguntan sobre el factor habilidad en el poker. Yo respondo diciendo que puedes montarte en un coche sin conocimientos sobre conducción e intentar conducir, pero hay una buena probabilidad de que no llegues sano a casa. Puedes jugar al poker de la misma forma, lanzando tus fichas sin conocimientos sobre el juego. Y puedes ganar, pero hay muchas probabilidades de que no sea así.

Después de estudiar y aumentar tus conocimientos sobre cómo conducir un coche, y después de conducir durante años, la probabilidad de llegar a casa sano aumenta. Por supuesto, podrías verte involucrado en un accidente, pero las posibilidades son mucho menores que antes. Muy parecido al poker, si estudias el juego y mejoras tus habilidades, tienes más probabilidades de tener éxito.

Esas comparaciones las hago de manera instintiva, y me veo a mí misma "viendo" el poker en todos los contextos no pokerísticos. En realidad nunca predije que esto pasaría cuando empecé a jugar, pero ahora, pensar y comunicar en términos de poker, es casi automático.

Fatima Moreira de Melo_sept_2014_2.jpg

Algunos de mis amigos me toman el pelo diciéndome "me gustabas más cuando jugabas al hockey, al menos podía entenderte". Pienso, sin embargo, que la transformación ha sido muy positiva. El poker me ha ayudado a ser mucho más analítica y a ser capaz de notar detalles y patrones que, de otro modo, no habría sido posible. Estuve haciendo comentarios para la Copa del Mundo de hockey recientemente y en vez de centrarme tan solo en los jugadores y hablar en términos generales estuve añadiendo porcentajes de penalty-córner y otras estadísticas, que sé que vienen directamente de mi experiencia pokerística.

Aprendiendo y estudiando seriamente el poker es casi como estar aprendiendo un nuevo idioma. Puedes sumergirte en el juego y, entonces, antes de que te des cuenta, estás "traduciendo" otros aspectos de tu vida en términos pokerísticos.

Supongo que algunos términos son iguales en el tenis y el poker. Como aces, que es bueno en ambos casos.

Archivo