Dejar atrás...¡las calorías!

El portugués Henrique Pinho, integrante del Team Pro de PokerStars, ha vuelto a sentirse en forma después de haber conseguido perder cerca de 10 kilos en unas ocho semanas.

Artículo original por Henrique Pinho.

Ha habido una gran cantidad de jugadores de poker tratando de ponerse en mejor forma durante este año. Me podéis contar entre ellos.

Primer paso: Dieta.

Me di cuenta de los problemas que me llevaron a la dieta mientras jugaba al fútbol. No soy Cristiano Ronaldo, pero tengo un gran corazón, así que corro mucho y defiendo bien. Empecé a darme cuenta de que ya no era tan rápido y/o ágil como solía ser y me cansaba fácilmente. Ya lo sé, lo sé, me estoy haciendo mayor ¡es verdad! Pero ese no era el problema. ¡Mis 95 kilos eran demasiado para mi cuerpo!

Decidí hacer dieta y perder 15 kilos. Sé que situarme por debajo de 80 era casi imposible para mí. Ya lo había probado antes. Así que mi meta era 80 kilos.

Todas las dietas deberían ser diferentes unas de otras. Creo que la gente debería hacer la dieta que ellos piensan que pueden hacer. Sé que nunca me quedo con una dieta que me haga perder 1 kilo a la semana, o una en la que tenga que cambiar mi vida y empezar a comer todas esas comidas perfectamente equilibradas. No hago ese tipo de dietas porque estoy 100% seguro de que no se amoldan a mí. Mi dieta no era la más sana y equilibrado, pero fue la mejor manera de perder peso.

henrique_pinho_scoop.jpg

Empecé la dieta unas cinco semanas antes de irme a Las Vegas y la mantuve durante las tres semanas que estuve en las WSOP. Lo que decidí hacer fue dejar de comer -o por lo menos saltarme algunas comidas cada día, especialmente la cena- y solo tomar pequeños snacks en lugar de las comidas. Las dos primeras cosas que dejé inmediatamente fueron la fritanga y las bebidas carbonatadas.

He basado mi dieta en comer menos calorías que las calorías que necesitaba cada día. ¡Me cuesta no poder comer de todo un día! El plan era tener un desayuno/almuerzo bastante decente para luego tratar de comer lo menos posible durante la tarde-noche. La primera semana fue dura, pero una de las cosas que empecé a hacer y que mas me ayudo fue beber mucha agua.

Durante las cinco primeras semanas, que estuve en Portugal, bajé de 95 a 85 kilos. Después de los primeros kilos que perdí jugué algunos de los mejores partidos de fútbol que recuerdo. Las últimas tres semanas fueron en Las Vegas. Por extraño que parezca fueron las más fáciles. Cuando estoy jugando sesiones largas de cash puedo beber 3 litros de agua, y mis comidas siempre son muy buenas. Algunos de mis restaurantes favoritos están en Las Vegas.

Conseguí mi peso ideal dentro de las ocho semanas. El único problema que tuve fue que mis piernas se volvieron un tanto delgadas en comparación con lo que solían ser. No me sentía tan fuerte como antes. Creo que perdí un poco de músculo junto con la grasa.

Ahora estoy empezando la fase 2 de esta transformación. Después de esta pérdida de peso, no tiene sentido no comenzar a hacer más ejercicio. Espero ajustarme alrededor de los 85 kilos mientras el programa de entrenamiento se encuentra en modo crucero.

Esa es mi visión de la vida: no tratar de conseguir metas que no son posibles. Sí, los mejores objetivos son los que son difíciles de conseguir, pero no los que son imposibles de lograr. Elegí la dieta de choque porque creí que era capaz de ajustarme a ella. No era la dieta más saludable, pero yo estaba seguro de que podría funcionar para mí.

Archivo