Undécima temporada del EPT. ¿Y ahora qué?

Artículo original de Joao Nunes.

Después de la fiebre de las World Series of Poker en Las Vegas, y las merecidas vacaciones tras ese punto álgido, los jugadores ya están listos para una temporada del EPT, la cual comenzó en Barcelona el pasado mes.

Junto con las celebraciones propias del Evento Principal número 100 del EPT, la cita de Barcelona ocupó todos los titulares por otras razones, con un enorme field batiendo todos los récords y con un fenomenal prize pool de 7.255.600€ como resultado.

Sin ninguna duda había mucha expectación por esta edición especial en Barcelona. Pero ¿cuál será el próximo hito a tener en cuenta para los EPT's 101, 102 y 103?

Joao_Nunes_blog_sept14.jpg

Quizás los eventos de la pasada temporada hicieron el trabajo más complicado para el comentarista, que ya no es capaz de atraer a los espectadores con la posibilidad de un primer ganador por partida doble. La respuesta a esa pregunta ya fue contestada por Vicky Coren. Así que ¿y ahora?

¿Quién será el primero en ganar tres EPTs?
¿Quién será el primero en ganar dos EPTs en la misma temporada?
¿Será este año cuando Daniel Negreanu añada un EPT a su historial de victorias?

Estas y otras preguntas generarán mucho interés entre los aficionados al poker y los televidentes. Pero para mí no son suficientes. El poker se está volviendo más y más maduro cada día. Creo que es más importante pensar el poker como un deporte, y centrarse menos en que cada torneo se convierta en la búsqueda de un nuevo millonario.

Muchas veces fui crítico con la cantidad que un grupo elitista de jugadores gasta en los eventos high roller, super high roller y torneos con 1.000.000$ de buy-in. Pero al mismo tiempo pienso que ese grupo elitista de jugadores serán responsables, en mayor medida, de la popularidad del poker en el futuro. Ellos son los que mantendrán a los fans viendo la televisión y frente a la pantalla del ordenador durante horas con sus actuaciones en las mesas de poker.

Sin embargo, sería interesante ver si los directores de los circuitos más importantes pueden crear un modelo competitivo para los torneos de poker que nos puedan acercar a otras ligas de otros deportes. Modelos cerrados como la Champions League de fútbol o semicerrados como los Grand Slam de tenis son algunos puntos de partida con los que emocionarse al principio de cada temporada. También aumenta la popularidad del jugador así como la del propio juego.

Lo sé, no estoy presentando exactamente una solución concreta. Pero ese no es mi objetivo. Quiero torneos de poker para ganar el respeto de todos, desde los jugadores, amantes del poker hasta del resto del planeta. Hacer pensar a los directores sobre el futuro parece una buena forma de asegurar que continuará por el buen camino.

Archivo