Rubén Cabrerizo ganó el segundo Platinum Pass del Road to PSPC en la ciudad de Valencia

Tras una emocionante semana de poker en la instalaciones de Casino Valencia, el Road to PSPC puso el punto y final a su segunda parada disputada en España con la victoria de Ricardo de la Rosa, un jugador que el día anterior ya había sido protagonista en el Crazy Pineapple Challenge y se había llevado el Platinum Pass reservado para los clasificados online. Fue justo ese término el que propició que fuese Rubén Cabrerizo el que se llevase el protagonismo a pesar de terminar en segunda posición.

El torneo se había quedado con solo 17 jugadores de las 342 entradas registradas en los primeros días de juego. Ellos eran los que estaban llamados a pelear por la victoria, pero la mayoría, entre los que estaban nombres como los de Francisco Talens, Juan Pellicer, Raúl López, Borja Sánchis, Gabriele de Gregorio, el local Toño Iniesta o David Martí, que se despedía con dama-diez contra el as-diez de Alain Walder en burbuja pura de mesa final

DSC_7337.jpgEso dejó a los supervivientes en una sola mesa y con la mirada puesta en los 16.500 € que habían sido reservados para el campeón, pero sobre todo en el Platinum Pass, que daría acceso a su poseedor al PokerStars Players NL Holdem Championship que el próximo verano se disputará en las instalaciones de Casino Barcelona. Para más inri, solo 8 de ellos podían optar a ese galardón, ya que Ricardo de la Rosa ya tenía uno, lo que elevaba las opciones de considerablemente.

Aún así, el torneo fue engullendo jugadores de forma continua y despejando el camino de aquellos que fueron capaces de mantenerse con vida, aunque fuese con un puñado de ciegas. La eliminaciones de la mesa final las inauguró Migue Romero (9.º), pero pronto le siguieron otros como Alberto Díaz "Bertovision" (8.º), el único foráneo de la mesa final Alain Walder (7.º), o los jugadores de Valencia Jordi Belda (6.º), Álvaro Arcusa (5.º) o Salvador Soria (4.º), que mantuvo un duro enfrentamiento con Cabrerizo por dejar de ser el short stack, pero fue justo esa guerra la que lo mandó directo al mostrador de caja.

Tres jugadores se quedaban entonces solos en su pelea por la victoria. Entre ellos el Team PokerStars Pro y campeón del único PSPC celebrado hasta el momento, Ramón Colillas Fuente. Ramón volvió demostrar el gran nivel que atesora en las mesas, pero no tuvo la oportunidad de luchar por la victoria tras ser eliminado por el propio Rubén Cabrerizo en un flip que dejó el torneo en el heads-up.

DSC_7424.jpg

Lo primero que hicieron los dos jugadores supervivientes fue acercar posturas para negociar un pacto a dos que terminó por reducir los saltos de premios. Tras un par de minutos, no les hizo falta más para cerrar su pacto, ambos acordaron repartir los premios restantes entregando 14.235 € a Ricardo de la Rosa, que por aquel entonces tenía el mayor stack, y 13.135 € para Rubén Cabrerizo, que debía conformarse con el segundo mejor premio, aunque los jugadores siguieron jugando por un premio de 1.000 € y la pica de campeón, un trofeo que cualquier jugador que se precie quiere tener en sus vitrinas.

El pacto sirvió también para que Rubén Cabrerizo confirmase un término que le iba a poner mucho más contento que cualquier recompensa económica. Tal y como está estipulado en la normas, ningún jugador puede tener en su poder dos Platinum Pass y teniendo en cuenta que Ricardo de la Rosa había conseguido el suyo solo un día antes, era obvio quién se iba a llevar el segundo.

Rubén Cabrerizo, que en los días anteriores había sido líder del Día 1a, líder del Día 2 y campeón del evento online que los participantes disfrutaron durante el descanso de la cena del sábado, lo que le reportó un iPhone XI como premio, veía como se confirmaba que el segundo Platinum Pass entregado en esta parada de Valencia iba a ser para él. Fue ahí donde se desataron las emociones.

DSC_7594.jpg

Con todo el pescado vendido el desenlace careció de la emoción que se le supone a un heads-up disputado en un evento como este. Los jugadores ya habían alcanzado sus objetivos en este torneo y eso hizo que pronto llegase la mano que lo iba a decidir todo. Con Ricardo de la Rosa dominando los conteos, los stacks de ambos terminaban en el centro si demasiados miramientos.

De la Rosa: A♦7♦

Cabrerizo: K♦6♦

El board trajo ayuda para Cabrerizo en el flop, {2h}{Jc}{6h}, y su ventaja se mantuvo también con el {4c} del turn. El problema es que el river destapó un A♥ y eso ayudó a mejorar la mano de Ricardo de la Rosa, que se convertía también en el justo campeón del torneo tras haber demostrado un nivel espectacular en las mesas.

Tanto Ricardo de la Rosa como Rubén Cabrerizo celebraron juntos haber conseguido los primeros puestos de un torneo que les va a permitir soñar con la posibilidad de poder triunfar en una cita como el PokerStars Players NL Holdem Championship, aunque esa es una historia que todavía está por escribir.

Archivo