¿Cómo jugar reyes cuando cae un as en el flop?

Nuestros amigos de Intellipoker nos ofrecen algunos consejos para actuar cuando nuestra mano, tremendamente poderosa, tiene que enfrentarse ante una situación inesperada en el flop. El número de rivales, la posición y el control del bote resultan clave para no actuar de manera imprecisa.

Cuando estás jugando al poker y te reparten reyes resulta complicado no alterarse. Al fin y al cabo no es una circunstancia que se viva muy a menudo y por lo general significa que vas a sacar partido de ello. Sin embargo, eso no siempre ocurrirá. Puede que tu rival tenga una mano mejor o que complete alguno de sus proyectos con el board. Es por eso que siempre hay que actuar con la cabeza fría.

Hoy rescatamos un artículo de nuestros amigos de la escuela gratuita de PokerStars, IntelliPoker, en la que nos ayudan a lidiar con una situación adversar: abrir reyes y que en el flop caiga un as. ¿Qué hacer en ese caso? Sigue leyendo...

Artículo original de IntelliPoker.

"Reyes de mano es la segunda mejor mano de poker que puedes recibir en el Texas Hold'em, solo por detrás de ases. Con una pareja de reyes a cualquier jugador se le iluminan los ojos; tu objetivo debe ser conseguir que en el bote haya el mayor número de fichas posible antes del flop. En prácticamente cualquier circunstancia, tu objetivo debería ser hacer all-in pre-flop con reyes de mano; en alguna ocasión un rival tendrá A-A, pero lo más probable es que tengan manos inferiores a la tuya, como J-J, Q-Q y A-K.

Jugar los reyes antes del flop es muy sencillo, pero pueden surgir problemas al ver el flop, sobre todo si aparece un as. Es muy lógico sentirse decepcionado si esto ocurre, al fin y al cabo no es muy frecuente recibir una mano tan buena; pero es importante mantener la compostura y seguir tomando decisiones correctas con la mente fría. Si juegas al poker en vivo, eso significa seguir manteniendo cara de poker; si juegas online en PokerStars, asegúrate de no entrar en tilt.

3bets_al_vapor_2.jpg

La forma adecuada de afrontarlo es actuar con precaución. En lugar de dar por sentado que ganarás un enorme bote, tus expectativas ahora deben ser las de controlar el tamaño del bote para ganar uno más pequeño o minimizar las pérdidas si tu rival o rivales tienen un as. ¿Cómo se consigue? Nuestras intervenciones serán distintas en función de algunas variables; las más importantes son el número de rivales que hay en la mano y tu posición.

Cuantos más jugadores queden en la mano, más probable será que uno de ellos tenga un as. Por tanto, si ves el flop en una mano con 3 o 4 jugadores, es razonable dar por sentado que tus reyes no ganarán. En este caso, tienes que intentar que todos pasen hasta el river (y esperar a que tus oponentes se equivoquen) y, como norma general, evitar poner más dinero en el bote, porque no lo recuperarás. Por suerte para nosotros, la mayor parte de las veces que tengamos reyes de mano, en el flop se producirá un enfrentamiento directo. Esto se debe a que jugaremos los reyes de forma agresiva antes del flop, resubiendo cuando sea posible e intentando que la mayoría de jugadores se retire. Si solo queda un oponente, tendrás muchas más opciones y la perspectiva será mucho más positiva.

El siguiente aspecto importante es considerar tu posición. Digamos que el flop es A♣4♣T♥ y eres el primero en intervenir. Por lo general, será mejor realizar una apuesta de continuación típica. Tienes la iniciativa tras la acción pre-flop; es factible que tu oponente iguale con una mano peor, como una pareja de jotas, por ejemplo. Por eso es crucial apostar, para evitar que tu oponente pueda engañarte con un farol. Si en lugar de hacerlo decidieses pasar, estás indicando que tienes una mano marginal que no ha conseguido nada con el flop. Si te enfrentas a oponentes agresivos, usarán esta información para atacarte y hacer que te retires (¡aunque no tengan nada!). Si apuestas, te llevarás el bote, lo cual es un buen resultado, o te igualará y verás el turn. Si esto ocurre, es momento de entrar en modo de control del bote y esperar que tu rival pase. Si te tienes que enfrentar a la acción, tira tus reyes.

Si eres el último en intervenir, las decisiones son más sencillas. Recuerda nuestra estrategia general de poker: intentar controlar el tamaño del bote cuando aparece un as en el flop. Eso se debe a que, en cuanto el bote comience a crecer, las posibilidades de que los reyes sean la mejor mano disminuirán significativamente, al intervenir en último lugar, podemos pasar tras el flop y evitar que el bote escape a nuestro control. Si los demás jugadores pasan en el turn y llega nuestro turno, parece improbable que alguno tenga un as (de tenerlo habría apostado para sacar rendimiento a su mano), así que podemos apostar con confianza. Eso provoca dos aspectos positivos: obligamos a que cualquier proyecto necesite de la suerte para superarnos y nos pueden igualar jugadores con parejas medianas, a las que vencemos.

Lo que es más importante recordar es que, si se tienen reyes de mano y aparece un as en el flop hay que cambiar el chip. Por desgracia, la jugosa perspectiva de llevarnos un bote enorme se esfuma. En su lugar, hay que centrarse en ganar un bote pequeño y evitar perder uno grande."

Archivo