'El Matador' quiere salir por la puerta grande de Las Vegas

Carlos Mortensen, el único jugador español que arrancó la sexta jornada de juego de las WSOP, ha terminado con un stack de 10.790.000 puntos, lo que lo sitúa entre los 27 mejores jugadores. Todos ellos tratarán esta noche en convertirse en uno de los nueve finalistas del evento.

El día 6 de las WSOP es ya historia del poker español. Y una vez más, con el mismo protagonista: Carlos Mortensen. El español ha conseguido aguantar las embestidas de sus rivales, al tiempo que devolvía los golpes, para colocar su nombre entre los 27 mejores jugadores del planeta. Ha sido una jornada sufrida, sobre todo por una mano crucial que hizo despegar al representante nacional, aunque finalmente ha conseguido el objetivo principal: pasar de día.

Mortensen comenzó con un stack de 2.665.000 puntos, que lo mantenían cerca de la media. El liderato era para el estadounidense Sami Rustom, que sostenía sobre sus dominios una imponente pila de más de 7.000.000. La cifra de 68 jugadores tendría que reducirse hasta 27. Así fue.

En esta ocasión, la fortuna sonrió al profesional español, de madre ecuatoriana. Mortensen ponía en juego su torneo con [A][K] frente a los [K][K] de un contrincante. Las tres primeras calles [2][Q][T] abrían más esperanzas de las que ya se conocían en la acción preflop. La cuarta calle era un ladrillo, que mantenía en vilo a los seguidores. El milagro se produjo en la quinta y definitiva carta comunitaria. Una jota, cómo no, puso a bailar al respetable nacional, y casi provoca el baile de Mortensen. Su pila era ahora de 3.200.000 puntos y su situación era mucho más cómoda.

Carlos-Mortensen-PCA.jpg

De ahí hasta el final, "El Matador" no hizo otra cosa que engordar su stack, que terminó en 10.790.000. Entre medias, eso sí, tuvimos tiempo de despedir a grandes jugadores, como James Collopy, Vladimir Geshkenbein, Vitaly Lunkin, Noah Schwartz o Jackie Glazer. La jugadora aussie se convirtió en "the last woman standing" tras caer eliminada en el puesto 31 por un premio de 229.281$.

También se despidió, y eso que arrancaba como el candidato principal a mantener la vitola de superviviente, el local Sami Rustom. Se marchó hacia la caja para cobrar tras caer en el puesto 39 con algo más de 185.000$ de premio.

El primer puesto de la clasificación es ahora para el alemán Anton Morgenstern, que tiene en su haber la friolera de 21.995.000 puntos. Una auténtica barbaridad si tenemos en cuenta que el torneo se reanudará en el nivel 29, en donde las ciegas son 50.000/100.000 ante de 10.000. El francés Sylvain Loosli ocupa la segunda posición (14.125.000), mientras que la tercera plaza es para el local Chris Lindh.

Dentro del pelotón de cabeza, destacamos la quinta posición momentánea del argentino Fabián Ortiz. Gracias a los 10.810.000 puntos que ha sumado, el de Chaco también tendrá ocasión de colarse esta noche entre los 9 jugadores mejor clasificados, que retornarán el próximo noviembre para luchar por un primera premio superior a los 8.000.000 de dólares, además de un fastuoso brazalete valorado en otro medio millón.

wsop-brazalete-2013.jpg

Para cerrar esta crónica de las WSOP, apuntamos que Jorge Ufano y Raúl Páez cayeron eliminados en el día 5 de juego. Ufano se despidió en el puesto 216 con un premio de 42.990$. Paéz, por su parte, se marchó con su mejor actuación en el evento principal de la competición con 71.053 dólares de premios. Su puesto, el 88.

Jorge Iglesias es blogger en PokerStars.es

Archivo