El Team Pro Pius Heinz lidera la mesa final de las WSOP

wsop2011-thumb-blog.png

Todo el mundo esperaba ver un gran espectáculo en la mesa final de las World Series of Poker, y no es de extrañar. El formato de los November Nine, que consiste en detener el torneo en julio cuando quedan nueve jugadores, hace que cuando la mesa final se reanuda al cabo de unos meses la expectación sea máxima. El evento continúa en el mismo hotel Rio de Las Vegas, pero la acción se traslada al teatro Penn and Teller, que permite alojar a un gran número de espectadores y envuelve con una atmósfera espectacular a la final más importante del año.

Y ayer las expectativas se cumplieron. Nueve jugadores volvieron al tapete para pelear por ese primer premio de 8.711.956 $ y ese codiciado título de campeón del mundo. PokerStars tenía su propia estrella en el show, el alemán Pius Heinz, que fichó para el Equipo PokerStars Pro la pasada semana.

Pius comenzó la final en séptima posición y con mucho trabajo que hacer, pero después de 10,5 horas de juego, cuando quedaban tan solo tres jugadores, Heinz no solo seguía ahí, sino que era el líder de fichas del torneo.

Y así es como dichos tres jugadores tomarán sus asientos mañana (martes) y jugarán hasta coronar a un nuevo campeón de las WSOP:

Pius Heinz, Alemania, Equipo PokerStars Pro, 107.800.000
Ben Lamb, Estados Unidos, 55.400.000
Martin Staszko, República Checa, 42.700.000

Y estos son los premios repartidos hasta el momento:

4 Matt Giannetti, 3.012.700 $
5 Phil Collins, 2.269.599 $
6 Eoghan O'Dea, 1.720.831 $
7 Bob Bounahra, 1.314.097 $
8 Anton Makiievskyi, 1.010.015
9 Sam Holden, 782.115 $

pius_heinz_ben_lamb.JPG

El Team Pro Pius Heinz, izquierda, y Ben Lamb (foto: Jon Boncek/2011 WSOP)

Con más de la mitad de las fichas en juego, Heinz es ahora el favorito para convertirse en otro campeón del mundo bajo el estandarte de PokerStars, siguiendo los pasos de Duhamel, Joe Cada y Peter Eastgate.

Pero si finalmente falla y no llega a lo más alto, ya puede estar orgulloso de su inmensa actuación en la mesa final. Por el momento ya se ha asegurado un gran cheque de 4.021.138 $, que no está nada nada mal.

Mucha suerte mañana, Pius.

Archivo