Echamos un vistazo a algunos de los juegos más famosos del mundo, en los que, como en el poker, la concentración y estar atento son elementos clave.

EN ESTE ARTÍCULO

  • Ajedrez
  • Bridge
  • Crucigramas
  • Scrabble
  • Puzles

Para algunos, jugar necesariamente involucra un esfuerzo físico agotador, o tener destreza con las manos, como lanzar un balón a una portería o a una canasta, o arrasar ejércitos de alienígenas en una pantalla de ordenador.

Pero, para millones de personas en todo el mundo, de todas las edades y estilos de vida, los mejores juegos son los de concentración, atención y estrategia. Se trata de los jugadores de ajedrez, de los de cartas, los que hacen crucigramas o los que montan puzles -y también todos los que ponemos a prueba nuestras habilidades con el poker online.

A continuación, repasaremos algunos de los juegos de estrategia y agilidad mental más populares. Obviamente, hay cientos, pero estos son algunos de los más populares.

AJEDREZ

Ajedrez: el rey del juego mental

Cuando pensamos en un juego que necesite el mayor grado de concentración posible, enseguida se nos viene a la cabeza el ajedrez. Todos hemos visto imágenes de los principales grandes maestros encorvados frente a los tableros, con el ceño fruncido y el reloj al lado amenazando con su tictac. Permanecen sentados sin moverse durante lo que parecen horas, entonces hacen un pequeño movimiento, puede que simplemente mover una pieza a la casilla de al lado, y pasan su angustia al rival. Debe haber pocas actividades que den esta sensación de desequilibrio enorme entre la agilidad física y la mental.

El ajedrez y el poker comparten muchas cosas. Son juegos de estrategia e ingenio, que a menudo se juegan contra solamente una persona (jugar cara a cara por un bote es habitual en el poker), y en los que los jugadores necesitan dominar tanto el ataque como la defensa. También hay, claro está, grandes diferencias, sobre todo porque el ajedrez es un juego de información completa, en el que no hay absolutamente nada oculto o al azar, mientras que los jugadores de poker a menudo hacen suposiciones razonadas y son, hasta cierto punto, víctimas de la fortuna.

Aun así, en ambos hace falta mucha atención, ya que un descuido puede ser letal. A todos nos suena lo haber subido sin pensar o haber hecho un all-in que ha puesto fin a nuestro torneo de poker. Y, en el ajedrez, un movimiento en falso puede deshacer horas de meticulosa preparación y jugadas previas perfectas. Solo hace falta buscar en Google “Nepomniachtchi” y “error” para comprobar cómo el enfrentamiento más importante de los últimos años se fue al traste por la metedura de pata de uno de los jugadores.

Y ya que estamos con Google, pon “estrategia de ajedrez” y luego “estrategia de poker”, y verás como te salen más de 1 millón de resultados [en inglés; en español “solo” aparecen más de 300.000]. Aunque hay evidentes diferencias en la manera en que ponemos en práctica esas estrategias, en los dos juegos la estrategia es sin duda muy importante. El ajedrez tiene sus partidas del principio, el medio y el final, mientras que los jugadores de poker también saben adaptar sus estrategias según la fase del torneo en la que se encuentren.

Lo más importante es que se trata de juegos que pueden jugar y disfrutar jugadores de todos los niveles. Pero, mientras que un maestro de ajedrez siempre va a aplastar a alguien con menos experiencia, parte del atractivo del poker es que los nuevos a veces pueden ganar a los profesionales.

BRIDGE

Antes del relativamente reciente boom del poker, el juego de cartas que contaba con más libros sobre estrategia era el bridge. Este es un juego en el que hay un océano de distancia entre los mejores jugadores y los aficionados, y en el que existen todo tipo de tácticas y estrategias sofisticadas -además de contar con su propio idioma.

El bridge usa un lenguaje todavía más especializado que el del poker

Al contrario de la mayoría de juegos de los que hablamos aquí, el bridge se juega por parejas. Dos jugadores del mismo equipo se enfrentan a los dos del otro equipo y, en un torneo, hay muchas más parejas que juegan con la misma distribución de cartas. El objetivo es ver qué parejas tienen más éxito con las cartas concretas que se han repartido, según un sistema de puntuación que determina quién lo ha hecho mejor.

El bridge puede echar para atrás a los principiantes, ya que cuando te lo explican no parece tener demasiado sentido. La primera fase de cada mano es una “subasta” en la que las parejas básicamente deciden cuál es el “contrato” para esa mano. Una pareja, normalmente la que lleva las mejores cartas, propondrá el número de bazas que cree que van a ganar, bajo la condición de que determinado palo “triunfa”, es decir, que es más fuerte que los otros. (También puede ser que un contrato “sin triunfos”). La idea es conseguir el contrato con la mayor puntuación posible.

Los jugadores intercambian información sobre la fortaleza de su mano, infiltrada en el especialmente codificado lenguaje del bridge. Pero aquí no es como en el poker, donde engañar y echarse faroles forma parte del juego. Los jugadores de bridge tienen que seguir unas normas específicas en cuanto a la información que dan en sus ofertas.

Cuando se alcanza un contrato, los cuatro juegan a algo similar al juego del whist, en el que el “declarante” intenta cumplir el contrato y la pareja rival intenta que no lo consiga. Se dan puntos por cumplir el contrato, y se penaliza por no hacerlo. Los mejores jugadores son los que son capaces de recoger la información sobre las cuatro manos que se les dan durante la subasta y, durante toda la mano, desarrollan una manera de ganar el mayor número de bazas.

Los jugadores de bridge top necesitan tanto una memoria excelente, como una mente versátil, que les permita elucubrar la manera de abrirse camino en la mano. Incluso cuando defiende, el jugador tiene que pensar en la mejor manera de frustrar las intenciones del declarante, basándose en la información que han recabado en la subasta.

CRUCIGRAMAS

Tantas posibilidades en un crucigrama vacío

En las novelas, o en el teatro y las películas, uno de los indicadores más claros de que un personaje se supone que es un intelectual es que sea un as de los crucigramas. En las películas inglesas, normalmente se trata del críptico crucigrama de The Times; en las americanas, es el del New York Times. El personaje coge el periódico, mueve el bolígrafo un momento y ya está, hecho. El espectador sabe inmediatamente que está delante de un genio.

No cabe duda de que, para hacer crucigramas, hace falta un determinado nivel de destreza, y que tener cultura general y un buen vocabulario ayudan mucho, pero resolver crucigramas, sobre todo los británicos de tipo críptico, es más una cuestión de recordar ciertas normas y de saber identificar las pistas que se esconden en las definiciones. Normalmente se trata de descomponer las partes que forman lo que al principio parece una afirmación extraña y mística, para luego pensar en cada una de ellas de manera lógica.

Una pista estándar en un crucigrama críptico británico suele contener una parte en la que se da una definición clara de la solución, y otra parte que incluye un elegante juego de palabras que apunta hacia la misma respuesta. Este es un ejemplo del libro How To Crack Cryptic Crosswords (“Cómo resolver crucigramas crípticos”), publicado por The Times:

Pista: Presidente que no vio nada incorrecto (10)
Respuesta: Washington

Para un principiante, esto puede parecer muy rebuscado, pero, para un experto en crucigramas, es una de las fáciles. La parte que es una “definición” es la palabra “Presidente”. Y la parte del “juego de palabras” es “no vio nada incorrecto”. La palabra “incorrecto” indica que la pista contiene un anagrama, y las letras de las palabras “no vio nada” (en inglés “saw nothing”) contienen las mimas letras que “Washington”.

Por lo tanto, la palabra Washington responde a las dos partes de la pista. Es un presidente y es el anagrama de “saw nothing”. Además, tiene 10 letras, que es lo que indica el (10) al final de la pista.

Desde luego, hay gran variedad de pistas, y unas son mucho más complicadas que otras. Por eso mismo los crucigramas atraen a todos aquellos con un cerebro que disfruta resolviendo acertijos complejos dentro de una determinada estructura. Los jugadores de poker entran en esa categoría seguro.

SCRABBLE

El juego de mesa de palabras más popular del mundo es el Scrabble -y también es otro juego en el que la concentración da sus frutos. Probablemente, todo el mundo conoce el funcionamiento básico del juego -coger siete fichas e intentar formar la palabra de mayor puntuación con ellas-, pero tiene mucho de estrategia, y eso es lo que diferencia a los recién llegados de los mejores. (Indagamos algo en ello en nuestra guía “Second Steps: Scrabble“). 


Scrabble: el juego de mesa de palabras más popular

Puede resultar extraño para muchos, pero casi seguro que los mejores jugadores no se saben las definiciones de todas las palabras con las que juegan. En el Scrabble, lo único que hace falta es saber qué palabras son válidas, más que saber cómo utilizarlas en una conversación, y los mejores jugadores son capaces de memorizar enormes listas de palabras sin molestarse en mucho más. Algunos de los campeones del mundo ni siquiera son hablantes de inglés nativos.

Igual que en el ajedrez, los mejores jugadores de Scrabble se sitúan en un ranking según sus habilidades, lo cual ayuda a encontrar rivales de un nivel similar. Además, de nuevo como en el ajedrez, las partidas tienen un tiempo, lo cual mete presión a los jugadores a la hora de encontrar las palabras con mayor puntuación antes de quedarse sin tiempo. Los mejores jugadores son capaces de gestionar sus fichas de letras, a la vez que controlan el reloj, asegurándose de que maximizan sus opciones de éxito. Además, también necesitan gestionar el tablero para bloquear las oportunidades de los rivales de conseguir una alta puntuación, si es que pueden.

Existen torneos de Scrabble enormes, en los que los participantes juegan una serie de partidas de preparación en diferentes cuadros antes de llegar a una final entre los dos mejores (que normalmente se disputa al mejor de tres). En la actualidad, estos eventos se suelen retransmitir en vivo por internet, con la posibilidad para los espectadores de ver las fichas de los jugadores, igual que se enseñan ahora las cartas en las retransmisiones de los torneos de poker.

Otro punto en el que el Scrabble se parece al poker es en el elemento aleatorio del reparto de letras. En teoría, un jugador más débil podría ser capaz de ganar a alguien más fuerte si tiene la suerte de que le toquen las mejores letras en el momento adecuado, del mismo modo que las cartas adecuadas pueden ayudar a un jugador de poker. (También hay otro tema interesante sobre “leer” a los rivales en el Scrabble. Mira el debate en esta partida a partir del minuto 23:21 de este vídeo).

Aun así, normalmente se impone la habilidad de cada jugador -y es ahí donde toda la atención y la concentración ayudan.

PUZLES

Matando el tiempo con un puzle

Si alguna vez has alquilado una casa rural en el medio de la nada, lo más seguro es que te hayas encontrado en ella un armario lleno de puzles. Lo que eso implica está muy claro: estás de vacaciones, tienes un montón de tiempo libre, vas a necesitar algo con lo que entretenerte y no vas a querer que sea algo rápido. Es entonces cuando aparecen los puzles.

Es probable que no haga falta explicar aquí lo que es un puzle rompecabezas. Seguro que todo el mundo tiene claro lo que es. Y junto a ese conocimiento también está el recuerdo de que, sí, los puzles rompecabezas necesitan efectivamente mucha concentración y atención, así como tener muy buen ojo para los detalles.

Puede que te sorprenda saber que los montadores de puzles rompecabezas de primer nivel compiten en un Campeonato Mundial de Puzles Rompecabezas (WJPC) cada año, organizado por la World Jigsaw Puzzle Federation (WJPF). El WJPC es una “competición de destreza para el reconocimiento de los montadores de puzles más rápidos del mundo”, con tres categorías: equipos, parejas e individuales. Hay premios en efectivo para los tres primeros clasificados de cada categoría.

Aunque existen variaciones en las estrategias de los jugadores y los equipos, la mayoría parece que adopta una práctica similar a la hora de montar primero el marco y luego trabajar por áreas que se definen por tener colores parecidos. Solo que ellos lo hacen mucho más rápido que la mayor parte de los aficionados de las casas rurales, quienes probablemente acabarán por volver a guardar el puzle sin terminar en la caja el último día.

*****

Muchos de los juegos de los que hemos hablado aparecen junto al poker en las Olimpiadas de Deportes Mentales que se celebran cada año, una serie de más de 100 competiciones de juegos de mesa. Otros juegos de estrategia muy populares, como el backgammon y el go, también se incluyen, así como juegos más recientes como Settlers of Catan, 7 Wonders, Dominion o Carcassonne.

De todo este pequeño recorrido se extrae una lección muy obvia, y es que existen un montón de opciones para quienes quieran expandir su abanico de juegos de estrategia. Disfruta de las mesas.

Cargando ...

Next Story

Cargando ...