El origen concreto del poker es una especie de misterio. Lo cual, en realidad, tiene bastante sentido. Porque ¿qué es exactamente lo que determina el nacimiento del juego?

Podríamos empezar con la invención de la baraja. Existen pruebas fehacientes de que se utilizaban en la China del siglo XIII, y es probable que incluso siglos antes en distintos países y culturas de todo el mundo.

Pero eso no es suficiente. Necesitamos una descripción más específica sobre la historia y evolución del poker.

Nos adentramos en un recorrido por el complejo linaje del poker, empezando por los primeros juegos con apuestas y avanzando hacia el Texas Hold’em, la modalidad de poker más popular en la actualidad.

Primeros antepasados del poker

El poker se encuadra en la línea ancestral de los juegos con “apuestas” (vying games) -juegos de cartas en los que los jugadores ganan si llevan el valor más alto o bien si se echan faroles y apuestan para conseguir la victoria.

En China, hay cartas del siglo XIII, y probablemente existían desde siglos antes

Uno de los primeros juegos que se asocia con la evolución del poker es el juego persa del siglo XVI As-Nas, que se parece un poco al 5-card Stud. El As-Nas utiliza una baraja de cinco palos y 20-25 cartas. Los jugadores tienen que formar combinaciones simples de parejas, dobles parejas, tríos o full, y tienen que igualar o subir las apuestas para seguir en la mano.

Se cree que hubo varios juegos europeos que también influyeron en el desarrollo del poker, como el juego de cartas francés del siglo XVII “poque” o el equivalente alemán “pochen”. El poque y el pochen vienen del juego del Renacimiento del siglo XVI “primero”, en el que se repartían tres cartas a cada uno y luego se hacían apuestas.

El juego francés “Brelan” y la versión inglesa “Brag” también pertenecen a la “familia del poker”. En los dos se pone énfasis en el arte del farol.

La evolución del poker es la sinergia de estos (y otros) juegos antiguos con algo en común: que se apuesta a las cartas.

Barcos fluviales del Mississippi

A partir de la primera o segunda década del siglo XIX, la historia del poker, por lo menos en América, se vuelve mucho más clara. El juego evoluciona rápidamente, y empezamos a ver referencias directas al anglicismo “poker”.

La primera referencia contemporánea al poker se puede encontrar en el libro de J. Hildreth Dragoon Campaigns to the Rocky Mountains, de 1836; menciones posteriores muestran que en América ya se jugaba al poker al menos desde 1829.

Desde principios de la década de 1830, el poker fue ganando popularidad en Luisiana, sobre todo en Nueva Orleans, donde fue importado por los colonos franceses.

En esta época, se usaba una baraja de 20 cartas (de dieces a ases) en el poker. A cada jugador se le repartían cinco cartas y podía formar parejas, dobles parejas, tríos, full o poker. La mano más alta eran los cuatro ases. No existían ni color ni escalera o proyecto (draw), y había una única ronda de apuestas.

Los cargueros llevaban al poker para arriba y para abajo del río Mississippi

Se jugaba a poker en los salones y, probablemente más importante para la evolución del juego, en los barcos del río Mississippi. Estos barcos de vapor gigantes se usaban para transportar mercancías de un lado a otro del río, y la tripulación y los pasajeros mataban el aburrimiento jugando. El juego preferido era el poker de 20 cartas, así que los barcos se aprovechaban como enormes salones de juego flotantes.

El poker viajó en los barcos, se extendió a los puertos y ciudades a orillas del Mississippi y fue introduciendo nuevas reglas y variaciones por el camino.

La baraja de 52 cartas y el poker Draw

Hacia mediados de la década de 1830, el poker de 52 cartas empezó a rivalizar con la versión de 20 cartas para intentar imponerse. Con una baraja más grande, podían jugar más jugadores, lo cual supone más acción y botes más atractivos.

Al utilizar 52 cartas, se incorporaron nuevas dinámicas al juego, como la introducción del color como una mano de poker válida. Y más importante todavía, tener cartas “de sobra” en la baraja abrió el camino a que se pudieran pedir cartas.

Poder pedir más cartas tiene una importancia para la evolución del poker que no se puede menospreciar.

Mencionado por primera vez en el libro de Bohn New Handbook of Games de 1850, el poker Draw (en el que se pueden pedir cartas) incorporó la posibilidad de mejorar una mano floja y tener opciones de bote. Este cambio incluía una ronda adicional de apuestas; ahora, los jugadores podían seguir en el ajo y ver si su mano podía ganar.

Aunque el cambio fue gradual, hacia finales de la década de 1850, la versión de 20 cartas se empezó a quedar obsoleta, y el Draw convirtió al poker en un juego de habilidad.

Innovación en el Salvaje Oeste 

El poker empezó a estar mucho más extendido durante los años de la Guerra Civil de Estados Unidos (1861-1865), desarrollándose en múltiples direcciones en poco espacio de tiempo.

La primera referencia que hay sobre el Stud poker es de 1864. En la versión de 5 cartas, a los jugadores se les reparte una carta de inicio boca abajo, después tres boca arriba, y una más boca abajo. El 5-card Stud fue popular hasta bien entrados los años 20 y 30, momento en el que, según Britannica, llegó a suponer dos terceras partes de todas las partidas profesionales y de apuestas altas, para después desaparecer en los años 50. El 7-card Stud se hizo fuerte a principios del siglo XX, y todavía sigue siendo una opción muy popular hoy en día.

Entre otros avances importantes de los años de la Guerra Civil se encuentra la introducción de la escalera como mano de poker válida. Curiosamente, en un principio, a la escalera se le dio menos valor y estaba por debajo del trío en el ranking de manos -una muestra de la oposición que hubo a introducirla en el juego. La escalera de color también estaba infravalorada si lo comparamos con su rango matemático real. Los jugadores más tradicionales se negaban a aceptar que nada pudiera estar por encima de los cuatro ases.

El poker hizo de los salones del Salvaje Oeste su hogar

A finales de la década de 1800, apareció el Jack Pot, sobre todo en el Oeste de EE. UU. En aquella época, este concepto tenía un significado muy distinto. En su origen llevaba implícito que solo se podía apostar con un par de Jacks (J) o algo mejor y, según en qué modalidad, los jugadores también podían estar obligados a apostar si llevaban Jacks o algo mejor (lo cual, en Stud, no es demasiado extraño). Esto se hacía para que los jugadores más conservadores apostasen, y para evitar que los jugadores más locos se pusieran a apostar sin llevar nada. La regla del Jack Pot se encontró con una férrea oposición en su momento, y no llegó a cuajar en el poker moderno. Aun así, se dice que hizo que los jugadores de poker fueran menos cautelosos.

En 1903, se hace referencia al poker High-Low (Split), que se hizo popular en los años 30. En esta modalidad, se paga tanto la mano más alta como la más baja. Esto evolucionó en el poker Lowball, en el que solo se paga la mano más baja, cuya variante más popular es el Razz.

Pese a que fue una época de innovación en la historia del poker, el siglo XIX hizo flaco favor a la reputación del juego. Se jugaba a poker principalmente en salones, donde la corrupción, los timos y las trampas estaban a la orden del día. Para protegerse de las malas artes, era frecuente que los jugadores llevasen pistolas y puñales en las mesas, lo cual (como era de esperar) solía acabar en episodios violentos.

No fue hasta después que el poker se convirtió en el entretenimiento limpio que es hoy en día.

La historia de las cartas comunitarias y el Texas Hold’em

El uso de la baraja de 52 cartas llevó al poker Draw, que a su vez evolución en Stud. Pero todavía quedaba por aparecer una importante rama del poker que cambiaría la dinámica del juego para siempre.

Hacia 1926 empiezan a aparecer referencias a las cartas comunitarias. A los jugadores todavía se les repartían cartas de inicio igual que antes, pero ahora compartían una o más cartas en la mesa -las cartas comunitarias- que podían usar para formar su mano.

El primero de esos juegos del que hay constancia es el Spit in the Ocean. Pero el juego con cartas comunitarias que acabó arrasando fue, por supuesto, el único e inigualable Texas Hold’em.

Poco se sabe sobre la invención del Texas Hold’em, pero, según la Legislación de Texas, su lugar de nacimiento oficial es una pequeña localidad llamada Robstown, en Texas, donde se juega desde principios del siglo XX. Desde allí, se extendió rápidamente a sus alrededores.

Fue más tarde cuando el Texas Hold’em llegó a Las Vegas y se jugó por primera vez en el California Club en 1963.

Varios casinos del Strip incorporaron rápidamente el Texas Hold’em, incluyendo el Golden Nugget, el Stardust o el Dunes. Este último en concreto ofrecía la experiencia de lujo que los profesionales y high rollers buscaban. Para 1967, los casinos de Las Vegas ya eran frecuentados por famosos jugadores texanos como Doyle Brunson, Crandell Addington o Amarillo Slim.

Las WSOP sentaron las bases de los torneos de poker modernos

Las primeras World Series of Poker (WSOP) se disputaron en 1970, y en 1971, el evento principal era de Texas Hold’em. Y así ha sido desde entonces. Los comienzos de las WSOP y su consiguiente ascenso en popularidad sentaron las bases para los torneos de poker modernos.

En los años 80, la fama del poker fue más allá de Nevada, sobre todo a California, donde el Texas Hold’em se hizo legal en 1988. El Texas Hold’em llegó a los jugadores europeos a principios de los 80, parece ser que después de que dos corredores de apuestas volviesen de un viaje a Las Vegas. Muy bonito.

Otro juego con cartas comunitarias, el Omaha, también se hizo popular en los casinos (aunque nunca tanto como el Hold’em). Sus orígenes concretos se desconocen, pero se sabe que el ejecutivo de casinos Robert Turnet presentó el formato al dueño del Golden Nugget en 1982.

H.O.R.S.E., una combinación de Hold’em, Omaha, Razz, Stud y Stud de 8 o mejor (Eights or better Stud), debutó en las WSOP de 2002.

Hay mucha gente que juega a Omaha, Stud, Razz, Draw y otras variantes del poker, pero Texas Hold’em sigue siendo el juego favorito para jugadores de todo el mundo hasta el día de hoy.

La historia del poker online y el “boom del poker”

A principios de los 2000, hubo un enorme aumento de popularidad del poker en general y el Texas Hold’em en particular.

Esto se debe a cinco factores determinantes:

  • La invención del poker online
  • Los anuncios de sitios de poker online en televisión
  • La aparición del poker en la cultura popular, por ejemplo, en series de televisión y películas de Hollywood
  • El uso de la “cámara de cartas de inicio” en el poker en vivo que mejora la experiencia del espectador
  • Chris Moneymaker ganando las WSOP de 2003 después de clasificarse a través de un satélite online

Estos factores se combinaron para crear lo que se ha dado a conocer como “boom del poker”. Ahí despegó realmente el poker online. La primera web de poker online empezó a funcionar en 1998, y el sector ya estaba creciendo. Pero en 2004 (el año siguiente a la victoria de Moneymaker en las WSOP), la industria del poker online triplicó su facturación.

La popularidad del poker online se multiplicó con el boom del poker en los 2000

El crecimiento del poker online trajo consigo un nuevo tipo de evolución. Ahora, los jugadores pueden disfrutar del poker desde la comodidad del hogar o en movimiento gracias a los móviles. Las webs de poker online han aumentado su oferta con formatos innovadores, como los PKO o los Spin N Go, haciendo que el poker sea más rápido e intenso. La participación internacional, que incluye cientos de miles de jugadores, ha aumentado los botes de premios de los MTT, lo que hace posible que haya torneos semanales como los Sunday Million.

Sin duda, el boom online ha abierto un nuevo capítulo en la historia del poker. Y todavía estamos viviéndolo de lleno.

Cargando ...

Next Story

Cargando ...