¡Se acabó! El Poker Pro Masters (PPM) 2021 llegó a su fin ayer, jueves 10 de junio de 2021, con la flamante y espectacular victoria de Team Pro de PokerStars Ramón Colillas, pero con un fin de fiesta que sorprendió a propios y extraños.

Ramón Colillas y Javier Fernández protagonizaron una final a la altura de los mejores jugadores de poker del planeta. La emoción y la tensión, así como la diversión, se adueñaron de la parte final de una competición que durante el último mes ha enfrentando a algunos de los mejores jugadores españoles de poker en formato heads-up.

La jornada comenzó con la pelea por el tercer y cuarto puesto, en el que Rubén Gargallo y José Manuel Planells se jugaban el primer salto de premios. El cuarto recibiría un paquete de 2.000€ para el SECOOP, mientras que el del tercero sería de 3.000€.

Ahí fue Gargallo el que se impuso con claridad y se aseguraba la tercera plaza antes de que comenzase la gran final.

Fue entonces, y ante la mirada de miles de personas a través de Twitch, cuando el Team Pro Ramón Colillas y Javier Fernández saltaron a las mesas para luchar por la victoria del PPM. La competición, que había comenzado con 32 jugadores en liza, se había reducido a solo 2 contendientes, pero no a dos cualquiera, sino a los dos que habían demostrado mayor nivel de poker y que se hicieron con una plaza en la final por méritos propios.

La fiesta del Poker Pro Masters comenzó pasadas las 22:30 de la noche, pero tardó solo unos minutos en darnos la primera sorpresa. Si de algo habían hecho gala ambos contendientes es de un nivel de agresividad por encima de la media y ese ritmo no se detuvo en la final. Los dos querían la victoria y eso se demostró en el primer heads-up, cuando Ramón ligaba color y se topaba con un farol de dimensiones bíblicas por parte de Javier Fernández. Ramón pagaba y se apuntaba el primer punto de la final, lo que suponía comenzar con ventaja.

No le tembló el pulso a Javier Fernández para hacer un farol enorme, pero seguramente fue porque sabía que podría recuperarse de esa situación. De hecho lo hizo. Fernández se apuntó su primer punto cuando sus reyes destrozaron preflop a los dieces de Ramón en el segundo heads-up y no tardó en tomar el mando apuntándose también el tercero, lo que le coloca con una ventaja de 2 a 1.

Todos sabíamos que la final se iba a decidir por pequeños detalles, pero ese resultado adverso hizo que Ramón Colillas cambiase el guion que había establecido previamente. El Team Pro metió una marcha más y con ese cambió desconcertó durante minutos a su rival, lo que le permitió tomar el mando de nuevo sumando dos puntos que le ponían por delante con un marcador de 3 a 2.

El que estaba en riesgo entonces era Javier Fernández, que tuvo que ver cómo el triunfo se le escapaba entre los dedos sin que pudiese hacer nada. Sin embargo, Fernández fue capaz de superar sus peores momentos en la competición y se repuso, colocando de nuevo el empate en el marcador, cuando sus nueves terminaron all in preflop contra el AK de Ramón Colillas. El board trajo un rey, pero este venía acompañado de un 9 para darle más emoción a la competición.

Los comentaristas habían pedido que la final se resolviese por 4 a 3 y eso era justo lo que iba a pasar. Los dos contendientes llegaron al último heads-up empatados 3 a 3 y el que lograse sumar ese último punto se iba a quedar con la victoria.

Ese último heads-up se convirtió en una lucha encarnizada por conseguir ese precioso y preciado Platinum Pass. Ambos pusieron, nunca mejor dicho, sus cartas encima de la mesa y no se dejaron nada para salir campeones. Esa fue la principal razón por la que ese último heads-up estuvo tan abierto. Ambos tuvieron opciones, ambos lo tuvieron en su mano, pero el que terminó por llevarse el gato al agua fue el Team Pro de PokerStars, que hizo gala de un timming espectacular en este tipo de situaciones.

En la última mano del torneo, ambos jugadores llegaron a un flop 3♠5♥2♥ tras haber igualado sus apuestas preflop. Ramón Colillas tenía 5♠4♠ y Javier Fernández 8♦8♠, por lo que estaba claro que el lío estaba montado. Fernández, que no tenía posición, decidía apostar 5,5 ciegas para un bote que tenía 18, pero se encontraba con la resubida de Ramón Colillas hasta las 13 ciegas. Fernández estaba en riesgo de ser eliminado, pero no temió por su situación y decidía moverse all in por sus 44 ciegas. Ramón, que había decidido ir a tumba abierta, no tardó ni un segundo en pagar para poner en riesgo el madrileño.

El turn fue un 7♥ que no cambiaba nada, pero lo que trajo el river fue un A♥ que daba escalera a Ramón Colillas y dejaba en la estacada el bueno de Javier Fernández, que se quedaba a las puertas de la gran victoria y se despedía del Platinum Pass y del PSPC. Al menos era lo que él pensaba.

Ramón Colillas conseguía la victoria y recibía las loas de toda la comunidad del poker español, que en aquel momento seguía con expectación el desenlace de este Poker Pro Master. Sin embargo, el catalán tenía una sorpresa preparada para las más de 1.000 personas que en aquel momento seguían la retransmisión.

 

Durante la entrevista final, un clásico en cada partido del Poker Pro Masters, Ramón nos contaba la noticia de que, a pesar de haber sido él el campeón de la competición, había conseguido que PokerStars le entregase también un Platinum Pass a su rival en la gran final, Javier Fernández.

De esta emocionante forma se cerraba la cuarta edición del Poker Pro Masters, una competición que ha vuelto a ser un auténtico éxito de crítica y público, pero en la que, sobre todo, se ha demostrado que la comunidad española de poker está muy viva y que todavía hay mucho margen para iniciativas de este tipo. ¡Que así sea!

Cargando ...

Next Story

Cargando ...