A no ser que lo programéis para hacerlo en un descanso a mitad partida, seguramente que la mayoría de tus invitados no quieran comer un primer plato, segundo y postre mientras juegan a poker.

Sin embargo, un buen surtido de snacks de poker levantará el ánimo y les mantendrá contentos. Los snacks no interrumpirán el ritmo del juego. Tus amigos solo tendrán que pillar una alita de pollo o dos, o zamparse unos cuantos nachos entre mano y mano.

Existen cientos de recetas de comida para picar entre las que puedes elegir para tu noche de poker. A continuación, te presentamos algunos de los clásicos más populares por los que puedes empezar:

Alitas de pollo crujientes

Ay, las alitas de pollo. ¿A quién no le gustan? (Tranquilidad, vegetas, luego estamos con vosotros). Cocina unas cuantas bien sabrosas y crujientes, y déjalas en varios platos que se puedan alcanzar desde la mesa de poker. Tienes docenas de salsas y maneras de marinarlas para darles sabor, pero para no complicarte la vida, lo mejor es hacer un buen montón de alitas y tener diferentes salsas para después.

INGREDIENTES
– 2 kg. de alitas de pollo
– 1 cuchara sopera de levadura en polvo (sin aluminio)
– 1 cucharadita de sal
– ½ cucharadita de pimienta negra
– ½ cucharadita de chile en polvo o pimentón picante (opcional)

PREPARACIÓN

Las alitas de pollo son un snack de poker muy sencillo. Son muy fáciles de hacer, y ni siquiera las tienes que freír:

1) Cortar las alitas por la mitad (el muslito por un lado y la mini alita por otro) y secarlas con papel de cocina. No te saltes este paso de secarlas, ya que es muy importante para que queden bien crujientes.

2) Colocar las alitas en un bol y añadir la levadura en polvo, sal, pimienta y el chile si es que quieres que estén más potentes. Remover las alitas suavemente para que queden cubiertas con la mezcla.

3) Colocar las alitas de una en una sobre la bandeja del horno, ponerlas en la parte de abajo del horno precalentado, y dejarlas a 120°C. La temperatura baja ayudará a que suelten la grasa. Hornear durante 30 minutos.

4) Subir la temperatura a 220°C y colocar en el hueco del medio. Dejar en el horno durante unos 40-50 minutos más, dándoles la vuelta de vez en cuando para que la piel quede igual de crujiente por todos lados.

IMAGEN: Pixabay

PONLE SABOR

Estas alitas de pollo son magníficas tal cual para picotear en una noche de poker, pero están todavía mejor si se acompañan con salsas para mojar. Puedes comprar, por ejemplo, salsa brava, kétchup o salsa barbacoa, o puedes hacerlas tú mismo.

Para hacer una salsa Búfalo rápida, mezcla una parte de mantequilla sin sal derretida por dos de salsa picante y un par de cucharadas de miel. Marina las alitas antes de cocinarlas, o simplemente añade la salsa por encima una vez estén hechas.

“Patatas” fritas de halloumi

A los vegetarianos les harán muy felices y, además, también son un snack estupendo para todos los demás en una noche de poker. Las “patatas” fritas de halloumi son ligeras, crujientes y no pringan mucho al cogerlas y comerlas mientras juegas. Además, se cocinan de manera rápida y fácil.

PREPARACIÓN

IMAGEN: Pixabay

Coge un par de bloques de queso halloumi y córtalos en rectángulos alargados como si fueran patatas fritas. Mezcla 75 gr. de harina con un par de cucharaditas de paprika (pimentón dulce) en un bol. Reboza los palitos de halloumi con la mezcla y fríelos durante unos minutos, girándolos mientras los cocinas hasta que queden crujientes. Añade sal y picante al gusto.

PONLE SABOR

Sirve las “patatas” fritas de halloumi con salsa agridulce o con una mezcla de yogurt y cilantro. Para darle vidilla al crujiente, rebózalas con harina y paprika, y luego pásalas por huevo batido y empánalas con panko (pan rallado japonés). Después, mételas en el horno a fuego fuerte durante unos 25 minutos.

Nachos con salsa casera

Comida perfecta para una noche de partida, los nachos están entre los favoritos. Haz tu propia salsa casera, e impresionarás al personal con este snack para una noche de poker.

Para hacer los nachos, puedes comprar tortillas de maíz. Deja que se sequen o mételas en el horno durante unos minutitos para deshidratarlas un poco. Corta las tortillas en triángulos, fríelos en aceite de oliva, échales sal después unos minutos y cocínalos hasta que empiecen a estar dorados.

IMAGEN: Pixabay

También puedes comprar una bolsa de nachos de buena calidad con o sin sal y meterlos un poquito al horno.

PREPARACIÓN DE LA SALSA CASERA

Ahora vamos a preparar la salsa casera. Coge 500 gr. de tomates, córtalos por la mitad y quítales las semillas, luego pártelos en cuadraditos muy pequeños. Corta una cebolla roja pequeña en trocitos más o menos del mismo tamaño. Añade hojas de cilantro cortadas y ajo molido, además de chile verde si quieres que pique más, y exprime una lima por encima. Mézclalo todo en un bol. Lo importante es que la salsa quede bastante seca y consistente, para que no reblandezca los nachos.

HORNEA LOS NACHOS

Si utilizas nachos comprados, mételos antes en el horno durante unos minutos para que estén firmes cuando les añadas el resto de cosas. Ponles la salsa por encima con una cuchara, junto con queso rallado si lo quieres. Mételos al horno durante unos 4-5 minutos, hasta que la salsa de encima esté caliente y el queso se derrita. 

PONLE SABOR

Puedes hacer un plato diferente cambiando la salsa. Puedes añadir nata agria (sour cream) y guacamole, queso fundido, o ponerles pollo o chili con carne para que sea una comida más contundente. Simplemente ten en cuenta que todo esto hace que aumente el factor pringue, así que si vais a comer mientras jugáis, mejor que lo dejes en una salsa o que ofrezcas platos y servilletas.

Chili con carne

Puede que no te apetezca hacer una comida completa mientras estáis jugando, pero un plato bueno y sabroso antes de empezar o en un descanso de la partida realmente puede animar la velada y llenar de energía a los jugadores. A veces, los casinos ofrecen comidas durante los descansos de los grandes torneos, así que puedes hacer lo mismo en tus partidas caseras con amigos.

El chili con carne es muy buena opción porque es muy fácil de hacer y de servir, y además llena y está muy rico. Lo ideal para tu noche de poker es hacer una olla entera, sobre todo si vas a cocinar para toda la pandilla.

IMAGEN: Pixabay

INGREDIENTES
– 1 kg. de carne picada de ternera magra
– 3 cebollas medianas
– 2 pimientos rojos grandes
– 5 dientes de ajo
– 600 ml. de caldo de ternera (dos pastillas de Avecrem)
– 2 x tomate en lata de 400 gr.
– 4 cucharas soperas de puré de tomate
– 1 lata de 400 gr. de judías pintas
– 250 ml. de vino tinto
– Aliño: sal, pimienta, chili en polvo, comino, cilantro molido, orégano seco, hoja de laurel

PREPARACIÓN

1) Freír la carne picada con las cebollas y el pimiento rojo troceados hasta que la carne esté dorada, aproximadamente 5 minutos. Aliñar con sal y pimienta.

2) Añadir ajo machacado o cortado, 2-4 cucharaditas de chili en polvo, 2-4 cucharaditas de comino y 2 cucharaditas de cilantro molido. Cocinar durante un par de minutos más.

3) Ahora toca darle un poco de salsa. Añadir los tomates y, poco a poco, añadir las pastillas de Avecrem y el vino. Remover y echar el puré de tomate, orégano y hoja de laurel. Poner un poco de azúcar si se necesita quitarle acidez.

4) Poner la mezcla a fuego lento durante unos 45 minutos e ir comprobando que no se quema o se queda sin líquido. Probar de vez en cuando y aliñar si es necesario

5) Añadir las judías pintas y calentarlas.

6) Servir con arroz hervido y nata agria (sour cream), o poner el chili con carne sobre unos nachos.

PONLE SABOR

Hay varias cosas que puedes hacer para ponerle más sabor a esta receta para tu noche de poker. Puedes sustituir la carne picada por aguja de ternera picada o cocida en trocitos a fuego lento. Añade taquitos de beicon para darle un delicioso sabor salado. Usa un trozo de chocolate negro en vez de la pizca de azúcar y añade un poco de canela para darle un toque sorprendente. Los vegetarianos pueden hacer la misma receta utilizando carne picada vegetariana en vez de ternera.

Ahí lo tienes. Cuatro ideas que puedes probar como comida para una noche de poker; cada una de ellas aporta algo diferente a la mesa, y cada una a su modo es perfecta para la ocasión. Incluso puedes servirlas todas en la misma noche.

Cargando ...

Author Image

Next Story

Cargando ...