Una de las muchas cosas buenas que tiene el poker es que ofrece infinidad de oportunidades. Si pensamos en un torneo como una “carrera de larga distancia”, que más de una vez hemos escuchado de boca de los jugadores, entendemos perfectamente eso de las oportunidades. Las manos se suceden, también los niveles e incluso los eventos y campeonatos.

Uno de los jugadores que tiene esa lección bien aprendida es Mario Navarro, doble finalista del Estrellas.

Durante la sexta temporada, en marzo de 2015, Navarro se clasificó para la última jornada de competición como el quinto stack más destacado. Terminó ocupando la sexta posición de la clasificación final por algo más de 22.000 € de premio, de un torneo que terminó en manos del danés Nicki Vestergaard -al que tuvimos ayer en las mesas durante el día 1A-.

Y tan solo un año más tarde, esto es el pasado mes de marzo, Navarro repitió en la última ronda del Estrellas de Madrid. Esta vez comenzó liderando la mesa final con una ajustada ventaja respecto de Sergio Cabrera, algo que no pudo mantener puesto que se despidió en la quinta plaza final precisamente tras perder un duelo ante el propio Cabrera.

PS_Marbella_Festival-144_Mario Navarro.jpg

Esta vez, el de Estepona (Málaga) juega en casa y a esas dos mesas finales, sus dos cajas en el circuito, espera añadir una tercera y completar ese dicho de que “a la tercera va la vencida”. Claro que para eso deberá superar a los más de 300 rivales que tiene hoy enfrente y pasar mañana a la mesa final…una “carrera de larga distancia”.

LA RACHA

Otra de las cosas buenas de las oportunidades en el poker es que permiten a los jugadores aprovechar sus picos de forma. En el argot pokerístico es lo que se conoce como “rachas positivas”. Las hay negativas, claro, pero esas las queremos bien lejos de nosotros.

Alguien que sabe de rachas, pues está viviendo una que se prolonga ya desde el mes de marzo, es el brasileño Rodrigo Strong. Tras ganar el Latin American Poker Tour (LAPT) de Viña del Mar (Chile), por el que recibió un premio de 120.565 $, puso rumbo a Madrid para participar en el Estrellas. Si bien no pudo hacer nada reseñable en el Evento Principal, Strong consiguió colarse en la mesa final del High Roller.

A esos resultados le siguieron otras nueve “cajas” que le han servido para mostrar que vive un momento dulce de forma y que está aquí para seguir montado en la cresta de la ola. Igual que Navarro, Strong tendrá que pugnar primero por colocar su nombre en la segunda ronda, que se disputará mañana. Después ya tendrá tiempo de aspirar a cotas más altas o de lo contrario optar por una segunda oportunidad en el día 1C.

PS_Marbella_Festival-129_Rodrigo Strong.jpg

*Fotografías de Mickey May y René Velli.

Cargando ...

Author Image

Next Story

Cargando ...