El PokerStars Estrellas Poker Tour nos tiene acostumbrados a grandes emociones y a coronar a enormes campeones, pero nada será igual después de la parada de este año en Casino Barcelona. La llegada masiva de jugadores durante todos sus días 1 ha llevado a este torneo hasta cotas que parecían inalcanzables. La Ciudad Condal siempre ha sido un lugar especial para el festival del European Poker Tour, de hecho aquí nació este circuito, pero lo de este 2022 está siendo algo que va más allá.

Después de la gran acogida de los cuatro primeros flights, en los que ya se habían registrado 3.489 entradas de las que solo sobrevivieron 522 jugadores, llegó el turno de los dos últimos intentos por colarse en el día dos y además alcanzar el dinero. Se trataba de una jornada con niveles de 30 minutos, el día 1e, y otra con niveles de 20 minutos, el día 1f.

No hicieron falta muchos niveles de ese primer flight para saber que algo estaba sucediendo. Un buen grupo de españoles entre los que estaba los ganadores de un Platinum Pass Jaime Rueda y Gerard Carbó, Adrián Díaz, Ángel Blanco, Rubén Velasco, Soraya Estrada, Gerard Rubiralta, el clasificado online David Sánchez, Francesc Subirada o Manu Bardón, se sumaron a una fiesta que terminó registrando 1.735 entradas hasta el cierre del registro.

No fue el flight individual más grande de la historia, récord que todavía mantiene el día 1c del ESPT Barcelona 2019, pero si fue suficiente para convertir a este torneo en el más grande de todos cuantos ha celebrado PokerStars. El conteo subió a 5.224 entradas, más que las 5.045 del Sunday Millions Live 2017, y todavía quedaba un flight por disputarse.

En este, solo 252 fueron capaces de pasar el corte. El mejor de todos el francés Anthony Barrera, que cerró su bolsa con 860.000 puntos. Por detrás terminaron el también francés Rino Carolei con 800.000 y el belga Loic De Doncker con 771.000 puntos. 

No hay que ir muy abajo en la lista de clasificados para encontrar al mejor español, que fue Juanki Vecino, un torbellino que convirtió sus 30.000 puntos iniciales en unos jugosos 649.000 puntos. Carlos Ávila (416.000), Carlos Pérez (368.000), Ramón Fernández (359.000), Daniel Pujol (337.000), Daniel Castilla (278.000) o el ganador de un Platinum Pass Jorge Alberdi (217.000), también consiguieron buenos stacks antes de cerrar su bolsa.

Antes de que todos ellos se colasen en el día 2, y por ende en el dinero, se había anunciado el número total de participantes en el último vuelo, que ya hemos contado que era el más turbo de todos los disputados. Ahí, 1.088 jugadores, en muchos casos rebotados de anteriores días 1, trataron de agarrarse a la última oportunidad de tocar los premios de este torneo. Esa cifra, nos llevó a las finales 6.313 entradas totales, unas cifras de participación que superaban hasta a las expectativas más optimistas.

Esta vez solo 162 tuvieron la suerte de cerrar su bolsa con puntos. El más destacado el jugador de Países Bajos Mateusz Moolhuizen, que multiplicó su stack inicial hasta llegar a los 644.000 puntos. Alexandre Pinto (643.000) y Samir Benabdelaziz (616.000) fueron los que más se acercaron a él, pero no los únicos. 

El mejor español en este flight fue Rubén Magarinos (464.000), al que se le quedó corto el día 1f. Luis Magan (270.000), el poseedor de un Platinum Pass y ganador de Poker Pro Masters 2022 Albert Grané (251.000), Pedro García (242.000) y el también ganador de un Platinum Pass y del Poker Pro Masters 2020 Gerard Carbó (218.000) fueron algunos de los 12 jugadores. 

Un total de 938 jugadores quedan de esta forma citados para las 12 de la mañana del viernes 12 de agosto, momento en el que la dirección del torneo, de la mano de Toby Stone, anunciará los premios que se van a repartir en una parada que ya es historia del poker mundial.

Cargando ...

Next Story

Cargando ...