El PokerStars European Poker Tour tiene un nuevo ganador tras su vuelta a Londres por primera vez desde el año 2014. Su victoria llegó en el último día del festival, después de que jugadores como Martin Jacobson, Juan Pardo, Henrik Hecklen, Daniel Dvoress, Pavel Plesuv o el americano Adam Miller fuesen protagonistas en algunos de los torneos más importantes del festival, aunque ninguno tuvo la repercusión del Main Event. 

Fueron seis días de auténtica acción los que vivimos en los salones del Hilton Park Lane, que fue donde se registraron las 749 entradas que convirtieron a esta parada en la segunda mayor de la historia, solo por detrás de la disputada en 2010, cuando se contabilizaron 848 jugadores que vieron como David Vamplew, también británico, conseguía la victoria y 900.000 £.

“Me siento realmente bien”, decía Hamilton poco después de haber sido coronado como campeón. “Han sido seis días muy duros”.

Lo cierto es que el británico, de 31 años, paso desapercibido en los primeros días de competición. Tanto es así que quizá el que más lo sufrió fue el último jugador español en liza, Jordi García, que tuvo varios enfrentamientos contra él en los días previos a la mesa final, a la que solo llegaron seis jugadores. El español tuvo que rendirse en algunas de esas batallas, pero también plantó cara en otras muchas, como cuando le cazó un farol al river que le permitió hacerse con un bote que le colocaba en el top 5 provisional.

La consistencia, ese arma del que tanto se habla en el poker, fue precisamente el bastión de Hamilton, que pasó muchos minutos con un stack bastante corto del que pensó que nunca se recuperaría, aunque logró sacar fuerzas de flaqueza y dar un giro inesperado a los acontecimientos. Y no decimos esto porque Hamilton no mostrase un buen nivel de poker, sino porque enfrente tenía jugadores del nivel del también británico Jack Sinclair, jugador con dilatada experiencia que atesora, entre otros, un título de las World Series of Poker Europa.

Hamilton se convertía así en el 17.º británico, y el primero desde que Niall Farrell lo lograse en 2015, en hacerse con el título de campeón del EPT. No solo eso, su victoria permite que los británicos sean los jugadores que más veces han ganado el EPT, concretamente 18. Si te estás preguntando cómo esto es posible la respuesta es fácil: Victoria Coren lo ganó en dos ocasiones.

Solo seis jugadores llegaron al último día de competición con opciones de hacerse con el título, pero algunos de ellos la ilusión les duró poco. Poquísimo.

El primer eliminado fue el alemán Nils Pudel, que se fue a casa con un premio de 134.800 £ tras terminar all in con ases en la que parecía la mano de su resurgir. Jack Sinclair le pagó con AK y cuando todo apuntaba a que el germano pelearía por el título un color runner-runner lo dejaba hablando solo camino del rail.

Ese bote permitió a Sinclair Roman tomar una posición de fuerza y ser macho dominante durante algunos minutos, aunque para ello tuvo que lidiar con el jugador que mejor lo había hecho en los días anteriores, el checo Roman Hrabec. Ambos abrieron brecha respecto al resto del field, pero poco después se abrió también un hueco entre ellos.

Mientras eso ocurría, Chisu se vio obligado a dejar su asiento libre en la quinta posición con un premio de 175.250 £ después de que su rey-jota se topase con las damas de Vuilleumieur.

Fue precisamente Vuilleumieur uno de los que tuvo en la picota al que terminaría siendo el líder, que terminaba all in con A5 contra el AQ del suizo y tenía la suerte de encontrar la ayuda de un 5 en el river.

Esa doblaba negó al resto de participantes asegurarse un premio mayor y eso minó la moral de jugadores como Hrabec, que terminaría sucumbiendo cuando su as-diez chocaba de frente con el as-jota de Sinclair, que con esta mano no solo se quitaba de encima a uno de los rivales más duros, sin que habría un gap todavía mayor con el resto de supervivientes.

Por su cuarta plaza, Hrabec recibía unas merecidas 227.800 £, seguramente menos de lo que esperaba antes de disputarse el día 6, pero mucho más de lo que soñó cuando apenas comenzaba el torneo.

Ni que decir tiene que Sinclair, que ya era líder destacado, aprovechó su ventaja en el three-handed para torpedear todavía más la mesa. Por suerte para lo más cortos, un choque entre ellos, el que eliminó a Alexandre Vuilleumier a manos de Hamilton con AQ contra QJ, permitió al otro llegar un poco más desahogado el heads-up, aunque todavía muy por detrás del líder.

El suizo se tuvo que conformar con 296.150 £ que en el momento sabían a muy poco, pero que en unos días parecerán haberse multiplicado.

Sinclair tenía liderato cuando comenzó el heads-up, pero pronto empezaron a volar las apuestas y con ellos el liderato fue cambiando de bando. Eso sí, una vez que Hamilton logró ponerse por delante, él sí tuvo la habilidad para hacer valer esa ventaja.

En la última mano del torneo, ambos jugadores terminaban all in preflop, pero el AK de Hamilton iba a ser una montaña demasiado empinada para el AQ de Sinclair, que a pesar de hacerse con un premio de 414.650 £ abandonó la sala desolado, sin mirar a atrás y haciendo el gesto de la derrota con el pulgar hacia abajo cuando alguno de los integrantes del rail trató de darle la enhorabuena por su segunda plaza.

Mientras tanto, a Hamilton le caía una lluvia de aplausos, abrazos y felicitaciones. No solo eso, le llovían también 664.400 £ por haber sido el mejor jugador en los seis días de duración de esta etapa del European Poker Tour.

Resultados de la mesa final del EPT Londres:

1.º – Ian Hamilton, Reino Unido, 664.400 £
2.º – Jack Sinclair, Reino Unido, 414.650 £
3.º – Alexandre Vuilleumier, Suiza, 296.150 £
4.º – Roman Hrabec, República Checa, 227.800 £
5.º – Danut Chisu, Rumanía, £175.250 £
6.º – Nils Pudel, Alemania, 134.800 £
7.º – David Docherty, Reino Unido, 103.700 £
8.º – Harry Lodge, Reino Unido, 79.750 £

Cargando ...

Next Story

Cargando ...