Victoria Coren Mitchell, la primera persona en ganar dos veces el European Poker Tour, escribió una vez: “Resulta extraño que los jugadores de poker sean tan supersticiosos como son. Se pasan la mitad de la vida explicando pacientemente que el poker no es una cuestión de “azar” como la ruleta o la lotería: que es un juego de habilidad, razonamiento, perspicacia y conocimiento. Y la otra mitad se la pasan intentando colocar, sin que se caiga, una pata de conejo sobre su montón de fichas”.

Pese a que los ‘cracks’ modernos te dirán que no son supersticiosos en absoluto, si rascas un poco, encontrarás algunos comportamientos más que peculiares. A continuación, te presentamos las supersticiones más comunes en el poker, todavía presentes hoy en día en las mesas. 

Protector de cartas

Los protectores de cartas tienen una razón de ser. Si los colocas sobre tus cartas de inicio, evitan que el dealer te estropee la mano sin querer pensando que has foldeado.

Hasta ahí, todo bien. En este caso, una simple ficha o moneda nos vale. Pero si solo fuera por una cuestión práctica, ¿por qué hay jugadores, tanto aficionados como profesionales, que ponen sobre la mesa protectores de cartas tan sofisticados?

Si echamos un vistazo por cualquier casino, veremos que hay bastantes jugadores que utilizan protectores de cartas que tienen un significado muy personal, ya sean símbolos de la suerte tradicionales como una herradura de caballo o un trébol, banderas nacionales, o figuras de su personaje favorito de Star Wars.

El profesional costarricense Humberto Brenes, ganador de dos brazaletes de las WSOP y con 6’1 millones de dólares de ganancias en su haber, es famoso por traer a la mesa sus figuritas de tiburones para proteger las cartas, una advertencia obvia de que está preparado para devorar las fichas de los otros jugadores.

Johnny Chan tenía un amuleto de la suerte poco habitual; a menudo traía consigo una naranja de tamaño real a la mesa de poker. Chan empezó a llevar sus distintivos cítricos en los años 80 y 90, cuando todo el mundo se paseaba por los casinos. La naranja le proporcionaba un aroma fresco, un respiro en un ambiente cargado de humo.

Como coleccionista de fósiles, Greg Raymer solía utilizar especímenes curiosos e interesantes para cubrir sus cartas. Con frecuencia, los fósiles daban bastante que hablar, por lo que Raymer se ganó el apodo de “Fossilman” (el hombre fósil).

El protector de cartas está, pues, en la línea entre un accesorio práctico, una superstición de poker, y algo divertido.

Manos de la suerte y de la mala suerte

Un clásico que se da entre los jugadores aficionados que todavía no dominan la estrategia de poker básica, y una manera habitual de empezar la conversación en las partidas en casa es: ¿cuál es tu mano favorita?

Y la respuesta siempre es… Pareja de ases, si hablamos de una mano de inicio pre-flop en Texas Hold ‘em. ¿Por qué no iba a serlo?

Excepto algunas veces en que no lo es. A veces, los jugadores pueden tener una mano favorita que es menos que… favorable. Sí, todos sabemos que 9 7 pinta muy bien, y que ese hueco con el conector del mismo palo adecuado da muchos beneficios cuando los stacks son altos. Pero, mano favorita ¿en serio?

Este concepto desencadena todo un abanico de supersticiones de poker. He oído a amigos decir que preferirían llevar una pareja de 9 que una pareja de ases, y luego ponerse a justificar el porqué durante 20 minutos. Porque ellos “siempre pierden con una pareja de ases”.

Otra superstición de poker habitual es que no se debe ganar la primera mano de una partida cash o un torneo de poker. Algunos jugadores incluso son capaces de foldear un monstruo en la primera mano para sentirse seguros porque han evitado pasar metafóricamente por debajo de una escalera.

Prendas de ropa de la suerte

A lo largo de los años, hemos visto unos cuantos ejemplos famosos de vestimenta curiosa. John Hesp con su ahora famoso (y bastante ridículo) traje en la conquista de un cuarto puesto en el Evento Principal de las WSOP de 2017, por ejemplo. O Sebastian Sorensson ganándose el apodo de “el tipo de la bufanda” después de llevar una de los Miami Dolphins durante todo el Evento Principal del PokerStars Championship Barcelona de 2017 (en el que se llevó 987.000€).

Cuestiones de estilo aparte, puede haber un motivo práctico por el que los jugadores de poker de temporada optan por determinadas prendas de ropa. Las gafas de sol, por ejemplo, pueden ayudar a esconder los tells físicos y evitar una “lectura del alma” por parte de otros jugadores. Las sudaderas con capucha juegan un papel similar para esconderse, o por lo menos ayudan a que los jugadores se sientan más cómodos y menos expuestos.

Aun así, en lo que respecta al poker y la suerte, hasta las prendas de ropa de un jugador pueden tener que ver con la superstición, metiendo colores de la suerte y símbolos, o, una vez más, con determinado significado personal. En Oriente, por ejemplo, el color rojo es símbolo de felicidad y buena fortuna.

Una superstición de poker relacionada con la ropa puede darse si un jugador digamos que gana un torneo importante mientras lleva determinada camisa, calcetines o incluso ropa interior.

De vez en cuando, ha habido jugadores de poker que han llevado lo de las prendas de la suerte al extremo, y se han puesto la misma ropa (sin lavar) durante días después de haber tenido una buena racha en el casino. Por favor, no lo hagas.

John Hesp en las WSOP de 2017

Colocar las fichas en determinado orden

Esta es otra de esas supersticiones de poker que es difícil de diferenciar de simple nerviosismo o, peor, de jugar sucio a propósito.

Cada jugador puede tener una forma determinada en la que le gusta amontonar sus fichas. Es algo que se puede manifestar de muchas maneras distintas. Por ejemplo, un jugador puede ir alternando colores, o puede hacer torres de 10 fichas cada una.

No hay ningún mal en este tipo de superstición de poker, siempre y cuando no se moleste mientras los demás juegan. Bien hecho, puede incluso facilitar las cosas para ti (y para los demás) a la hora de contar los stacks -demostrando una vez más que algunas supersticiones de poker pueden estar fundamentadas en una cuestión práctica.

Sin embargo, los casinos tienen unas normas y etiqueta respecto a cómo amontonar las fichas. Si rompes estas normas, te pueden pedir que coloques tus fichas de una manera más adecuada.

Por ejemplo, no deberías esconder fichas de mayor valor detrás de montañas de fichas de poco valor. Tampoco se deben mezclar las fichas de manera que sea difícil para el resto de jugadores, o para el dealer, saber cuánto llevas.

Mientras que tus supersticiones de poker no supongan un problema para los demás, no pasa nada.

Jugadores con suerte y sus fichas de la suerte

Se podría pensar que los jugadores de poker, al menos los que ganan y están acostumbrados al pensamiento lógico y a la toma de decisiones razonada, no son tan supersticiosos. Sin embargo, hasta los jugadores más experimentados tienen la tentación de caer en el pensamiento mágico, como ocurre en el caso del mito de las fichas de la suerte.

Esto es más o menos en lo que consiste: después de jugar a poker juntos durante un tiempo, uno o más jugadores de la mesa se sitúan como “los que tienen suerte”. Puede que jueguen bien, o tengan una buena racha, o ambos. Sea como sea, lo hacen bien a la hora de acumular fichas.

Aquí es donde la lógica empieza a brillar por su ausencia. El resto de jugadores de la mesa pueden empezar a creer que si cogen las fichas de ese jugador, se les transferirá su suerte. Si ganan las fichas del “jugador con suerte”, harán todo lo posible por quedarse con ellas, incluso aunque eso suponga desprenderse del resto de su stack.

De todas las supersticiones en esta lista, este mito de las fichas de la suerte suele ser el peor para la estrategia, ya que hace que los jugadores tomen decisiones basadas en qué jugadores consideran que tienen suerte, y luego harán todo lo posible para proteger las fichas de la suerte de esos jugadores que ganen. Estúpido.

La superstición de las fichas de la suerte también puede tener una modalidad más simple. Algunos jugadores consideran las fichas de poker raras como un amuleto.

Supersticiones sobre cómo barajar las cartas y culpar al dealer

Cualquiera que haya jugado algunas partidas de poker en vivo se puede sentir identificado con esta. Los jugadores que creen en la suerte en el poker (no varianza, sino pura suerte), suelen pensar que la manera en que se barajan las cartas está directamente relacionada con que repartan buenas o malas cartas.

¿Y quién baraja las cartas? El dealer, claro. Se puede oír a jugadores que aplauden o anulan a un dealer concreto, o que aumentan o disminuyen sus propinas en función de si el dealer les ha “repartido buenas cartas”.

Por supuesto, mezclar una baraja es aleatorio y, como muchas cosas en este mundo misterioso, el resultado de ese barajado no tiene nada que ver con ponértelo más fácil o más difícil a ti. Todos los jugadores se exponen a la misma varianza y resultados, da igual cómo se baraje.

En el poker online, esto se traduce en decir que el generador de números aleatorios está “amañado”, pese al hecho de que no hay forma de que esos algoritmos favorezcan a unos jugadores o a otros; es más, de hecho, son más “aleatorios” que el barajado de un humano.

Las supersticiones de poker sobre cómo se baraja pueden ser perjudiciales para la estrategia, puesto que hay gente que cambia la manera de apostar en función de si se cree que la baraja o el dealer le son favorables. Así que ¡cuidado con esto!

 ¡No le eches la culpa al dealer!

¿Por qué son supersticiosos los jugadores de poker?

Desde un punto de vista psicológico, las supersticiones están relacionadas con el deseo de querer tener más control o certeza sobre los acontecimientos y las circunstancias.

En el caso del poker, que, igual que la vida, incluye una mezcla de información incompleta y resultados desconocidos, tiene mucho sentido que los jugadores utilicen la superstición. Sí, pueden que estén entrenados para pensar de manera lógica, pero también tienen que gestionar mucha incerteza.

Hay estudios que demuestran que las supersticiones positivas, como los amuletos, pueden disminuir la ansiedad y ayudar a tomar mejores decisiones. Las supersticiones de poker podrían tener efecto a nivel mental, y no necesariamente negativo.

Sin embargo, si no se controlan estas supersticiones, pueden llevar a un comportamiento obsesivo y a generar ansiedad. Imagina un jugador de poker que se presenta en un evento en vivo y se da cuenta de que ha olvidado sus calzoncillos de la suerte. Algunas supersticiones de poker, como el caso de las manos de la suerte y la mala suerte, afectan directamente a la toma de decisiones y, por lo tanto, reducen las posibilidades de mejorar a nivel estratégico.

Cargando ...

Next Story

Cargando ...