El Casino Admiral Sevilla acogió durante la semana pasada los eventos del PokerStars Road to PSPC, un festival que culminó el pasado domingo, día 4 de septiembre, con la victoria de la jugadora local Rocio Rincón, que se abrió paso entre un field compuesto en su mayoría por hombres para conseguir uno de los mayores premios posibles y el Platinum Pass que había sido añadido al prize pool.

Fueron 318 los jugadores registrados en el Main Event, aunque 97 de ellos optaron por hacer uso del re-entry para seguir en la pelea por el preciado pase al PokerStars Players No Limit Hold’em Championship, que se disputará en Bahamas en enero de 2023.

En un principio, Rocio Rincón no había planeado estar entre los participantes. Natural de Tomares, ayuntamiento donde se encuentra el Casino Admiral Sevilla, y jugadora ocasional de cash, acudió al casino para disfruta de una mesa de Omaha que nunca llegó a abrirse, algo que terminó por empujarle a registrarse en el torneo. Una vez ahí, nadie pudo parar a esta jugadora de 26 años que ni siquiera tenía muy claro que era eso de ganar un Platinum Pass.

Como en cualquier torneo, las eliminaciones fueron llegando, pero en ningún momento afectaron a nuestra protagonista, que vivió momentos de tensión como cuando, en el día 2, terminó all in con A5 contra el AK de un rival poniendo en riesgo su torneo. Un cinco salvador apareció en el board y permitió a Roció seguir con vida y terminar ganando el torneo.

Fueron 55 jugadores los que lograron pasar por caja en este evento, que terminó estableciendo una mini caja de 695 € para los primeros en entrar en premios y un premio para el campeón de 26.100 €, a lo que habría que sumar los 30.000 $ en los que está valorado el Platinum Pass. 

Entre los primeros en irse a casa tras haber recuperado la inversión estaban jugadores como Jose Juan Martínez (55.º), Daniel Sánchez (54.º), Sergio Dorado (48.º), Conchi Mora (42.º), Andrés Molina (37.º), Alejandro Vázquez (28.º), Adrián García (19.º), Tomás Rodríguez (15.º), Gabriele de Gregorio (14.º) o Alfonso Benítez (10.º), que fue burbuja de mesa final.

Sin embargo, la última jornada no quedó establecida hasta que Saam Pishvale (9.º) José Solis (8.º), cuyas eliminaciones cerraron el día 2, dejaron el torneo con los 7 jugadores que volverían el domingo para luchar por la victoria.

Fue ahí donde se abrió paso la figura de Rocio Rincón, justo con la llegada del último día de competición. No llegaba la jugadora local con el mejor stack, pero no tardó en pegar un par de zarpazos que le permitieron hacerse con un liderato que solo vio peligrar durante el heads-up.

En el camino hacia ese cara a cara se quedaron por el camino David González (7.º), Jose Antonio Sierra (6.º), Jordi García (5.º) y Kevin Moreno (4,º), que se despidieron durante la primera hora de juego del día 3. Hubo que esperar bastante más para ver caer al tercer clasificado, que no fue otro que Jordi Colillas, hermano del único y flamante campeón del único PSPC disputado hasta la fecha, Ramón Colillas.

Competidor incansable, Jordi tenía en mente emular lo logrado por su consanguíneo, pero terminó cayendo eliminado casi en la orilla en un preflop en el que no pudo superar a la que terminaría siendo la campeona.

Ahí dio comienzo un heads-up que tuvo tintes dramáticos para ambos jugadores y que pudo caer de cualquier lado. La ventaja inicial era clara para Rocio Rincón, pero en frente tenía a un jugador con amplia experiencia y muchos años de torneos a sus espaldas como David Lebrón, que no tardó en doblarse e igualar las cosas cuando su AQ lograba superar, no sin tensión, al K4 de Rincón.

Con las cosas igualadas, fue Rocio la que llevó la voz cantante, lo que le permitió volver a erosionar el stack de Lebrón, que tuvo que volver a vivir un momento crucial para su supervivencia. Con una ventaja de 12 millones contra 4 millones para la jugadora local, que terminaba all in con A10 contra K10 de su rival. Un rey apareció en el flop y eso dejó tocada a Rocio, que vivió ahí sus peores momentos en el heads-up.

Lo que vino después fue un vaivén de cambios en el liderato y una tensión fuera de lo común. El rail comenzó a llenarse con espectadores que también estaban igualados en su apoyo a uno u otro de los participantes y que celebraban cada vez que una mano caía de uno u otro lado. Con los nervios en su punto álgido, ambos jugadores decidieron llegar a un acuerdo para repartir la parte del prize pool que había quedado pendiente a partes iguales, 22.265 € para cada uno, y pelear “solo” por el Platinum Pass.

A Rocio pudo pesarle el haber tenido a su rival contra las cuerdas y no conseguir finiquitarlo, pero ni mucho menos. Rincón volvió a tomar ventaja y cuando tuvo una nueva oportunidad de certificar su victoria, entonces no falló.

En la última mano del torneo, Rincón terminaba all in con A3 contra el KQ de Lebrón y encontraba un A en el flop que le ponía claramente por delante. El problema es que ese A vino acompañado de una jota que hizo a la jugadora local apretar los dientes hasta que se descubrió un river que mantenía su ventaja y le daba, ahora sí, la victoria en este Road to PSPC Sevilla.

Fue entonces el momento de celebrar, aunque daba la impresión de que Rocio Rincón iba a necesitar más tiempo para asimilar lo que había logrado durante los tres días anteriores de competición. Al fin y al cabo, Rocio ni siquiera se había planteado jugar el torneo y ahora estaba levantando, no solo un cheque de más de 22.000 €, sino una de las mayores experiencias que hoy en día se pueden vivir en el mundo del poker. Y no hablamos únicamente de jugar al poker, que también.

El festival tuvo otro campeones que aunque no lograron lo logrado por Rocio Rincón, pero si tuvieron su momento de gloria y se fueron a casa con un importante premio bajo el brazo.

Jesús Iván Duque se llevó el Torneo de Bienvenida, un evento que contó con 140 jugadores únicos y 79 re-entries y que terminó en sus arcas tras derrotar en el heads-up a Carlos Martín.

El torneo bounty terminó en manos de Juan Antonio Frende, aunque es cierto que este lo logró tras un pacto a cuatro bandas con Andrés Molina (2.º), Antonio Meléndez (3.º) y Carlos Cochila (4.º).

El sábado, con el Main Event todavía bombeando a máximo rendimiento, solo 20 jugadores, que realizaron 5 re-entries, pelearon uno de los 4 puestos premiados de este torneo, que terminó en manos de Sergio Fernández tras un intenso heads-up contra Gabriele de Gregorio.

El último ganador de este Road to PSPC fue Antonio Hernández, que se impuso en un Evento Clausura que contabilizó 53 jugadores únicos y 17 re-entries y en el que su último rival fue Salustiano Blanco.

El Road to PSPC ponía así el punto y final a casi una semana de torneos que terminaron con una nueva clasificada para el que promete ser el torneo del año en 2023, el PokerStars Players No Limit Hold’em Championship.

Cargando ...

Next Story

Cargando ...