Psicología y poker: la percepción y su influencia en el control de tu juego


Matthias Brandner, miembro del Team Online de PokerStars, nos explica cómo influye la percepción a la hora de perder el control sobre nuestro juego.

Al igual que en cualquier aspecto de la vida, la psique humana juega un papel trascendental sobre cómo percibimos las cosas y nuestra manera de reaccionar frente a ellas. Esto es especialmente cierto cuando hablamos de poker, ya que se trata de una actividad fundamentalmente intelectual. En este artículo quiero llamar la atención sobre uno de los grandes problemas con los que nos enfrentamos al jugar al poker. Veremos lo engañosa que puede ser nuestra percepción y cómo nos puede llevar a perder el control sobre nuestro juego. También explicaré por qué sucede esto, y comentaré algunas cosas que pueden ayudarte a mejorar y ser más consciente en estas situaciones.

Estrellas_Series_Madrid_PokerStars-160.jpg

Al jugar al poker, observamos dos categorías de percepción: nos percibimos a nosotros mismos y a los demás jugadores, y percibimos el juego. Esto puede dar lugar a dos problemas:

1) Juzgamos a nuestros oponentes y a nosotros mismos de forma incorrecta (p.e. cuando sobrestimamos nuestras/sus habilidades);

2) Juzgamos el juego, o, más específicamente, su resultado, de forma incorrecta (p.e. "siempre sale un as cuando llevo reyes").

No existe el "juez" perfecto, y formarse opiniones es tan natural como humano, pero si no tenemos cuidado con este tipo de afirmaciones, pueden tener consecuencias nefastas.

El error más común en el primer caso suele ser que no nos gusta criticar nuestros propios errores ni reconocer los fallos. Siempre jugamos la mano a la perfección, y ese "fish" que nos pagó simplemente tuvo suerte una vez más. Pero, ¿es esto siempre así? ¿Desplegamos nuestro mejor juego en cada mano? ¿Teníamos tanta ventaja? Suele ayudar dar un paso atrás, para lo que es bueno grabar nuestra actuación durante la sesión. De esta manera podemos observarnos como si fuésemos un observador imparcial y revisar nuestro juego de forma crítica. Te darás cuenta de cosas que no se hicieron de forma óptima. También ayuda intentar ponerse en la posición de otros jugadores y pensar en las bases de su juego. Por supuesto que habrá casos obvios, pero seguro que encontrarás situaciones en las que la ventaja no era tan clara como tú pensabas.

Nuestro segundo caso es el resultado de un fenómeno psicológico conocido como "percepción selectiva". Cada vez que percibimos algo, lo hacemos de una forma diferente, en función de experiencias previas, creencias y otras percepciones. "Percepción selectiva" es un término que describe nuestro condicionamiento, nuestras preferencias a la hora acercarnos a la realidad; es lo que queremos ver y creer. Además de esto, los sucesos negativos o desagradables para el individuo se experimentan de manera más intensa que los positivos, y, como resultado, permanecen más claramente en la memoria.

Estrellas_Series3-31_Blog.jpg

Sabiendo esto, creo que puedes imaginarte por qué los "bad beats" y las malas rachas se perciben con más intensidad que las buenas. O por qué te parece que ciertos tipos de "bad beats" suceden con mayor frecuencia de la que debería. La percepción selectiva y la forma en que almacenamos información son procesos automáticos muy difíciles de cambiar o evitar, pero ayuda ser consciente de que existen y saber por qué algunas cosas parecen lo que parecen.

Como resultado, ambos casos pueden ejercer una influencia negativa en tu concentración, la rentabilidad de tu juego, tus habilidades y tu capacidad de auto-aprendizaje. También contribuyen a que pierdas el control de tu juego, lo que se conoce como "tilt", tema que voy a tratar a continuación.

¿Por qué el "tilt"? En mi opinión, la principal causa del "tilt" es el sentimiento de injusticia que aparece tras determinados resultados ("¡tenía que haber ganado esa mano!", "¡cómo puede tener tanta suerte!", "¡no es justo!"...). Entiendo perfectamente estas sensaciones, yo mismo estuve ahí durante mucho tiempo, e incluso todavía tengo que lidiar con ellas de vez en cuando... Es normal, forma parte de la naturaleza humana que cuando nos esforzamos y damos lo mejor de nosotros, pero no alcanzamos el resultado esperado, acabemos un poco desquiciados. Sin embargo, haya varios trucos que pueden ayudarte a la hora de pensar de una manera diferente en estas situaciones. Aquí van dos de mis favoritas:

1) Si eres un jugador ganador, y tienes ventaja sobre otros jugadores, ayuda pensar en ti mismo como el dueño de un casino. ¿Te enfadarías si, como dueño de un casino, los jugadores tuviesen suerte y ganasen dinero? Seguramente, no. Ofreces un servicio y te gusta tener muchos clientes a los que atender;

2) Cuando pierdes una mano siendo el claro favorito, puedes pensar que tendrías que haber ganado esa mano, que has tenido muy mala suerte. Sé que si algo es probable que suceda, nos decepciona que no lo haga; pero, al fin y al cabo, solo porque algo sea probable no podemos concluir que tenga que ocurrir. Todavía necesitas que tu oponente no complete sus opciones. Y, además, la mayoría de las veces no somos tan favoritos, sino que las probabilidades están un poco más ajustadas. Sucederá de vez en cuando, y seguro que en tu vida te han pasado cosas mucho más improbables, así que no es tan extraño. Tener mala suerte es tan probable como tenerla buena, y piensa que, si repites un experimento el número necesario de veces, los sucesos más extraños acaban por aparecer.

Cobertura del Torneo en Vivo

PokerStars National Championship

Nivel 4: Ciegas 150/300, ante de 50
Stack inicial: 30.000 puntos
Jugadores: 866/872
Registro abierto

Archivo