Las barajas más curiosas

Spanish_Unique_card_decks_html_4e6b8382.jpg

No todo el mundo es consciente de que la baraja estándar de 52 cartas con la que normalmente se juega a poker, no siempre ha sido la "estándar".

El poker empezó a jugarse a principios del siglo XIX en Estados Unidos, y era un juego de cartas que tomaba elementos de distintos juegos anteriores que se jugaban sobre todo en Europa. En esas primeras partidas solamente se utilizaban 20 cartas para jugar -los ases, reyes, reinas, jacks y dieces. (Recuerda un poco al 6+ Hold'em, ¿verdad?).

En esas partidas, solo se repartía una mano de cinco cartas, sin posibilidad de pedir o descartarse después. Con el tiempo, fueron apareciendo otras modalidades con 36 cartas, luego con 40 cartas y con otras cantidades. Sin embargo, al final, se acabaron utilizando todas las cartas de la baraja.

Contar con las 52 permitía poder coger carta y también que participasen más de cuatro jugadores. Además, utilizar toda la baraja abrió todo un mundo de posibilidades para crear nuevas modalidades de poker. Aparecieron juegos como el Stud de cinco y de siete cartas y, un tiempo después, el Texas Hold'em o el Omaha.

Las cartas tienen cientos de años más que el juego del poker; los historiadores se remontan hasta la Asia del siglo IX para hablar de los primeros ejemplos. Al final de la Edad Media, en la mayoría de países europeos había cartas para jugar, y a menudo, desde los primeros tiempos, las barajas se han utilizado como un medio de expresión artística.

Con frecuencia, los diseños de las cartas eran reflejo de los valores y tradiciones de una cultura. Las cartas que se utilizaban en las Cortes, con figuras de la realeza, son seguramente un ejemplo obvio que sobrevive en las barajas modernas y "estándar", pero hay muchos otros ejemplos a lo largo de la Historia.

Del mismo modo que han inspirado todo tipo de juegos y estrategias de poker, las cartas también han servido de inspiración para diseñadores y artistas, quienes han utilizado la baraja de 52 cartas como una especie de "lienzo" sobre el que crear interesantes obras de arte.

Diseños de cartas únicos

Para las cartas de juego, hay un tamaño y forma estándar que han sido elegidos a propósito para que se adecúen a la mano de una persona y resulten cómodas. Sin embargo, en ese respecto, se han dado un buen número de variantes que incluyen diferentes formas y tamaños.

De hecho, algunas de las primeras cartas de juego eran alargadas y estrechas, no rectangulares y del tamaño de la palma de la mano como las modernas. Además, a lo largo de los siglos, también se han dado ejemplos de cartas circulares, e incluso de cartas con forma triangular.

Se pueden encontrar cartas con forma de óvalos alargados (como las de la foto de arriba), con forma de animales o personajes de dibujos animados, o con forma de pelotas de fútbol o de escudos. También hay unas cartas de juguete llamadas "la baraja torcida" que se doblan un par de veces para que parezcan una letra "S".

Resultan menos extraños los cambios de diseño en cuanto al uso de colores que no sean el rojo y el negro.

Los jugadores de PokerStars están acostumbrados a tener la opción de utilizar una baraja de cuatro colores cuando juegan online. Por supuesto, la idea de hacer una baraja de cuatro colores, en la que los tréboles son verdes y los diamantes azules, no es nueva. Mike Caro, aunque no inventó la baraja de cuatro colores, en los años 90 lideró una campaña para intentar que estas se utilizasen en las partidas de poker.

Al parecer, un día de 1995, Caro llegó a conseguir que 65 salas diferentes utilizasen ese tipo de baraja, pero a los jugadores no les gustó y las barajas se desecharon.

Normalmente, a los comodines o cartas del Joker, al as de picas y a las figuras se les suele prestar más atención en cuanto a diseño gráfico, también en las barajas más normalitas.

Ahora bien, hay todo tipo de cartas para jugar; cartas que contienen prácticamente cualquier cosa que te puedas imaginar. ¿Que quieres una baraja de cartas molona con personajes de Star Wars? La tienes. ¿Una baraja de Hello Kitty? Sin problema.

A través de internet, de manera fácil, puedes incluso crear tu propia baraja utilizando tus fotos o dibujos.

Cartas hechas de materiales raros

A lo largo de los años, se han hecho cartas de muchos tipos de materiales, especialmente el papel y el plástico.

Las cartas de papel suelen llevar algún tipo de acabado (por ejemplo, una capa de plástico) para que duren más. Las de plástico utilizan desde materiales baratos que se pueden doblar bastante fácilmente, hasta cartas de alta calidad hechas de acetato de celulosa.

Por supuesto, también ha habido barajas de cartas hechas con otros materiales. Eso sí, cualquier cosa que no sea papel o plástico, va a resultar mucho menos práctica. Aun así, las barajas que están hechas con materiales que no son los estándares suelen contener cartas muy chulas.

Se han hecho barajas enteras con capas finas de madera contrachapada, que son un poco raras, pero que de hecho se pueden utilizar para jugar partidas.

Durante décadas, la empresa United States Playing Card Company ha creado muchas barajas de cartas famosas, incluidas algunas cartas Bicycle únicas. Hace poco, crearon una baraja Bicycle hecha de fibra de cáñamo con una cámara de aire como acabado.

Existe otra compañía que está especializada en cartas hechas con fibras de carbón. Esas también se doblan un poco y se pueden usar para jugar partidas, pero digamos que no son las más prácticas.

Se han hecho barajas especiales de acero inoxidable, y hasta de titanio. Como te puedes imaginar, son bastante caras, y ni se te ocurra ponerte a barajarlas.

(Se supone) que también se pueden conseguir cartas envueltas en láminas de oro de 24 kilates o, por lo menos, se pueden encontrar y pedir online de manera bastante fácil. Lo cierto es que, en la mayoría de casos, las cartas que acabas recibiendo no llevan ningún oro. Eso sí, van bien para echarse un farol.

Barajas de cartas poco convencionales

Uno de los ejemplos más curiosos es una baraja de cartas exclusiva con 65 cartas que se lanzó en los años 30. Las 13 cartas extra eran de un palo adicional que iba junto a los tréboles, diamantes, corazones y picas.

En América, el quinto palo de esas barajas era las "águilas", y estaba impreso en verde. Más o menos en la misma época, en el Reino Unido, apareció una baraja de cinco palos en la que el quinto era azul y se llamaba la "realeza".

Hay que decir que, en realidad, estas barajas no eran de cartas de poker, sino cartas que se habían diseñado para un nuevo tipo de juego de bridge de cinco palos. Pero hay quien sí que utilizó las barajas de 65 cartas para jugar a poker, e incluso se crearon rankings de manos distintos para ello. (En el "poker de cinco palos", el repoker -cinco cartas iguales- ganaba a la escalera real).

También han existido algunas barajas de seis palos, con 78 cartas, pero son muy raras.

En los años 40, el escritor y poeta francés André Breton y un grupo de surrealistas crearon una baraja de cartas alternativa llamada "Le jeu de Marseille". Cambiaron los palos a candados, ruedas, estrellas y llamas, e incluso se deshicieron de las figuras reales y las sustituyeron por Mago, Sirena y Genio.

Seguramente, la baraja de cartas más poco convencional que se haya inventado nunca sea una ficticia. Las cartas de juego cobran vida en la novela de 1865 Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll, y se ponen a andar y hablar, mareando a Alicia con sus tonterías.

Ahora bien, las cartas de Carroll no se ponen a jugar a las cartas. Juegan al croquet. Bueno, más o menos.

Archivo