Una mano o dos: ¿deberías jugar múltiples manos en blackjack?

Blackjack-1.png

Siempre hay asientos de sobra en las mesas de blackjack

El blackjack es uno de los juegos de casino más famosos del mundo, y es fácil ver el porqué. Toma asiento, pídete una copa, charla con el dealer e intenta sumar 21. Así de fácil.

Está claro que, en realidad, no es así de fácil. La estrategia en el blackjack puede llegar a ser bastante sofisticada, y se puede jugar de manera que te asegures de que el margen de la casa se mantiene al mínimo. Para ello, habrá que saber qué hacer en cada situación -según el par de cartas en concreto que tengas en cada mano de blackjack-, y tener en cuenta la carta que muestre el dealer.

La probabilidad en el blackjack siempre va a estar del lado de la casa. Al fin y al cabo, se trata de un juego de casino. Pero si se mantiene una estrategia sólida, el margen se reduce al mínimo. En especial cuando juegas a blackjack en vivo, donde en cada cajetilla caben pocas barajas de cartas, puedes convertir el blackjack en el juego más igualado de los que ofrecen los casinos. Y eso está muy bien, porque la conversación con el dealer y las bebidas normalmente van gratis.

(Por supuesto, también puedes jugar a blackjack online, aunque ahí tendrás que prepararte tus propias copas).

Blackjack-2.png

Hagan sus apuestas

No vamos a detenernos demasiado en la estrategia estándar -ya hay mucha información sobre eso por ahí-, sino que nos vamos a centrar en una cuestión en particular con la que muchos jugadores aficionados tienen dificultades: ¿merece la pena jugar más de una mano de blackjack al mismo tiempo? Es una cuestión que vale la pena ver con detenimiento.

En la mayoría de casinos, presenciales y online, tienes la opción de ocupar otra casilla en la mesa y jugar dos manos de blackjack a la vez. Esto dependerá, evidentemente, de que haya casillas libres en la mesa, teniendo en cuenta que la etiqueta dice que hay que dejar que se siente otro jugador si lo desea. Eso sí, si hay sitio, un dealer de blackjack te repartirá en todas las casillas con las que quieras jugar.

Pero, ¿deberías?

Básicamente, lo obvio sería decir que, si eres un jugador que gana, jugar más manos te ayudará a ganar más. Y si eres un jugador que pierde, perderás más. Siguiendo con la lógica, teniendo en cuenta que juegas doble (en este caso, al jugar dos manos en vez de una), ganarás o perderás el doble. Pero es algo más complejo que todo esto, sobre todo, si contamos cómo puedes cambiar el tamaño de tu apuesta cuando juegas en diferentes sitios.

Vamos a ver algunas situaciones posibles.

Ejemplos de Blackjack

Situación 1:

En esta primera situación, vamos a pensar que juegas una mano y apuestas 10$ por ronda. Digamos que tienes un buen dealer y que llegas a hacer 100 manos por hora, lo que quiere decir pones 1.000$ en juego por hora.

Vamos a pensar también que ganas o pierdes a un ritmo del 1%. (Todas estas cifras son meramente ilustrativas). Eso significa que, si pones en juego 1.000$ por hora, ganas o pierdes 10$.

Para resumir este ejemplo muy simplista:

Número de manos jugadas: 1
Apuesta por mano: 10$
Manos por hora: 100
En juego por hora: 1.000$
Porcentaje de Ganancia/Pérdida: 1%
Ganancias/pérdidas por hora: 10$

Situación 2:

En esta segunda situación, decides jugar dos manos y apostar 10$ en cada una de ellas. Si estás jugando en vivo, esto implica que el número de manos por cajetilla que puedas ver será ligeramente inferior, ya que el dealer tiene que repartir el doble de cartas. Aunque, en general, acabarás poniendo en juego más dinero y, por lo tanto, tus ganancias/pérdidas aumentarán.

Número de manos jugadas: 2
Apuesta por mano: 10$
Manos por hora: 80 por cajetilla; 160 en total
En juego por hora: 1.600$
Porcentaje de Ganancias/Pérdidas: 1%
Ganancias/Pérdidas: 16$ por hora

Situación 3:

Todo lo dicho anteriormente tiene todo el sentido. Cuantas más manos veas, más afectará al balance de tus cuentas. Pero ¿qué ocurre si quieres seguir jugando 10$ por ronda y los divides en dos apuestas de 5$ repartidas en dos manos? Seguirás apostando la misma cantidad que en la Situación 1, pero ahora lo repartes en menos cantidad. Y eso resulta muy revelador.

Número de manos jugadas: 2
Apuesta por mano: 5$
Manos por hora: 80 por cajetilla; 160 en total
En juego por hora: 800$
Porcentaje de Ganancias/Pérdidas: 1%
Ganancias/Pérdidas: 8$ por hora

Tal y como puedes ver, la Situación 3 afecta a tu balance de manera distinta. Cuando divides tu apuesta de 10$ en dos cajetillas, pones en juego menos dinero por hora de lo que jugabas incluso en la Situación 1 con una mano, lo que significa que ganarás o perderás a un ritmo menor de lo que lo hacías esa situación.

Reducir la volatilidad

Lo cierto es que, para la mayoría de jugadores, el blackjack se presenta como una propuesta para perder. Las probabilidades siempre juegan a favor de la casa, y poco puedes hacer para cambiarlo. Pero si quieres reducir la volatilidad, perder menos gastando lo mismo en la mesa, -además de tomarte esa copa y charlar un rato-, entonces apostar menos a dos cajetillas es lo mejor.

Por supuesto, debes tener en cuenta una cosa: tanto si juegas una, dos, tres o más manos de blackjack, la suerte que tengas va a ser la misma. De lo primero que debe deshacerse cualquier jugador es de la creencia o superstición que le haga pensar que jugar un número determinado de manos le va a dar suerte.

Pero, si quieres basar tu estrategia en un análisis estadístico muy simple, entonces todo lo expuesto con anterioridad te vale.

Archivo