Mi cambio de vida en la PCA

La última cita en las Bahamas supuso un cambio radical en el estilo de vida del Team Pro brasileño, André Akkari, quien desde entonces comenzó con unos hábitos de vida más saludables. ¡Ha perdido 27 kilos!

Artículo original de André Akkari

No me puedo creer que ya sea hora de empezar a pensar en la PCA 2014. Este será mi sexto viaje al Atlantis (el resort en donde se disputa el torneo) y va a ser especial. Justo se cumplirá un año desde que me reuní con Elky, Eugene Katchalov y su entrenador Lincoln, con quién comencé a cambiar mi dieta y mi estilo de vida.

No exagero cuando digo que la PCA de 2013 cambió mi vida. Desde entonces he perdido ¡27 kilos! Me he vuelto bastante sano y tengo cuidado con lo que como, además hago ejercicio. Estoy muy, muy orgulloso de esto, sobre todo de haberlo mantenido durante todo el año.

Durante los tres primeros meses fue complicado mantenerse concentrado. El primer instinto me llevó a la comida poco sana. No quería separarme de las patatas fritas y sucedáneos. El ejercicio también fue un reto. Cada vez que iba a una sesión, mi mente empezaba a desconectar tras 20-30 minutos. "Ok, ya está hecho. Vamos a hacer otra cosa".

andre_akkari_1000_nlhe.jpg

Pero no me rendí, y después de tres meses comenzó a ir mejor. Para el final del cuarto mes ya estaba en sintonía con todo. La parte divertida en aquél momento fue que mi cabeza comenzó a trabajar en la dirección opuesta. Las patatas fritas eran poco atractivas. No podía pasar sin hacer ejercicio ni aunque quisiera. Se hizo mucho más llevadero mantener el trabajo.

A pesar de que he estado en la PCA en cinco ocasiones, esta vez va a tener más sentido para mí. Este año es probable que vaya con mi familia, lo que siempre es una gran diferencia. Los echo de menos cuando estoy de viaje jugando al poker. Estar separado de ellos durante dos semanas mientras es la PCA es muy difícil. Tenerlos cerca me ayuda a concentrarme cuando estoy jugando al poker y me permite relajarme cuando no estoy jugando. Ambas contribuyen a mejorar mi juego.

Este año, en diciembre, viajamos a Orlando. Así que hay alguna posibilidad de que no vengan a la PCA, aunque creo que puedo convencerlos para que vengan. Estamos pendientes de la climatología. Si el tiempo es bueno, mis hijos tendrán un montón de cosas con las que divertirse en la PCA. Pero cuando el tiempo no es bueno, ellos no saben qué hacer. En ese caso, ellos no querrán ir a la playa y empezarán a preguntarme para hacer otras cosas. Eso es un reto para mi concentración.

andre-akkari-peru.jpg

Independientemente de lo que pase, seguiré con mi programa de ejercicio. Ya he planeado ciertas cosas: baloncesto, natación, ejercicios de mantenimiento...Es bueno tener un horario y saber que vas a estar haciendo cosas. La PCA es el mejor escenario posible. Incluso si caes eliminado no es tan triste. Este año voy a ser capaz de echar la vista atrás, ver el año de cambios y pensar en lo feliz que soy gracias a ellos.

¡Nos vemos allí!

Archivo