Coach 'catof': de las canchas de baloncesto a los tapetes virtuales

Hablamos con el malagueño sobre baloncesto, su gran pasión además del poker.

El español Alberto Pérez Meléndez es embajador de PokerStars (PokerStars Ambassador). A través de su canal de Twitch intenta mostrar toda la pasión que siente por el poker y que desde hace ya algunos años se convirtió, también, en su trabajo y medio de vida. De pequeño, sin embargo, el sueño de 'catof', su nick en las mesas, era otro: ser jugador profesional de baloncesto.

Fueron muchas las horas que dedicó siendo un niño a mejorar sus movimientos en la pista. Esfuerzos que dieron sus frutos y le permitieron enfrentarse a algunos de los mejores jugadores de la actualidad como James Harden, estadounidense de los Houston Rockets, o el español Ricky Rubio, recientemente coronado campeón del mundo con la selección española y jugador de los Phoenix Suns.

Sin embargo, en el camino para convertirse en el mejor jugador de baloncesto se dio de bruces con la cruda realidad: "veía a genios del balón con mucho más talento y físico que yo; con 16-17 años me di cuenta de que ese camino no era para mi. Fui autocrítico y supe que o tenía mucha suerte o por mucho que trabajase no iba a llegar a lo más alto en el baloncesto", explica Pérez.

"He jugado contra cantidad de tipos que hoy son estrellas de este deporte. Es ese momento, cuando los enfrentas, es cuando realmente te sientes pequeño, cuando ves que se pasean por el parqué y que están muy por encima del resto. Ricky Rubio, por ejemplo, era el mejor de su equipo teniendo dos años menos que el resto. Y eso, siendo un niño, es una auténtica salvajada", dice Pérez.

Si bien el anhelo de debutar en las ligas profesionales se había desvanecido, todo el recorrido que había realizado durante años en el mundo del baloncesto había servido para establecer unas bases muy sólidas de cara al futuro.

"Cada día hacía 1 hora de trayecto de ida y vuelta y cerca de 3 horas de entrenamiento con la motivación de ser mejor cada día y conseguir un puesto en el primer equipo a largo plazo". Nos detenemos un segundo para explicar que Pérez es natural de Málaga y al equipo al que está haciendo referencia es al Unicaja de Málaga, uno de los grandes del baloncesto español y conjunto por el que han pasado, entre otros, jugadores de la talla de Jorge Garbajosa, Carlos Cabezas, Berni Rodríguez o Fran Vázquez.

unicaja_malaga_cadete_foto_oficial.jpg

"Era muy duro a nivel mental", confiesa Pérez, que luce el número 5 en la foto superior, respecto de todo el sacrificio que tuvo que hacer de pequeño. "Tenía que estudiar con un horario muy concreto para poder compensar el tiempo que dedicaba al deporte".

Fue durante su tiempo formativo cuando encontró una guía que le dio un consejo que todavía recuerda y guarda como oro en paño en su memoria. "Ángel Sánchez Cañete, ayudante de Sergio Scariolo en la selección española, actual campeona del mundo. Siempre nos decía 'puede que en Málaga no, en Andalucía tampoco y en Europa no lo sé, pero en algún lugar del mundo hay un jugador con tus mismas características que está trabajando más que tu. Si quieres llegar arriba, sé el que más trabaja del mundo en tu posición'".

Y trabajando en el poker, algo que lleva haciendo muchos años, es en donde ha encontrado la fórmula para llegar a la cima.

Puede que 'catof' no sea como Vince Carter, su primer ídolo baloncestístico y en quien se fijaba para simular sus fintas, tiros y movimientos, algo que le sirvió para participar en algunos concursos locales, "era un fanático de machacar el aro él me servía de inspiración para querer hacerlo durante algunas exhibiciones", pero sabe que trabajar duro siempre trae una buena recompensa.

"Soy una persona que admira a jugadores con talento y que, además, tienen mucho trabajo a sus espaldas. Para mí, esa es la clave: el trabajo", concluye.

catof_poker.png

Si quieres seguir más de cerca a Alberto Pérez 'catof', PokerStars Ambassador, no dudes en visitar su canal de Twitch; allí podrás aprender sobre el maravilloso juego del poker ya que Pérez es un gran docente. Además, puedes contactar con él a través de su cuenta de Twitter y, quién sabe, quizás termines jugando unas canastas en cualquier cancha de baloncesto.

Archivo