Cómo organizar una partida de poker en casa estas fiestas

tips_for_hosting_poker_home_game.png

Aun con todo lo divertido que es jugar a poker en un casino u online, hay una forma de poker que lo supera por goleada: las partidas de poker en casa.

Hubo un tiempo en que esa era la única manera en prácticamente todos los jugadores de poker aprendían a jugar. En ese sentido, las cosas son muy diferentes hoy en día, pero el elemento de diversión que aportan las partidas caseras es inigualable por muchos motivos. Una inversión inicial relativamente pequeña, te puede proporcionar años de entretenimiento gracias a tus partidas caseras de poker, empezando por las que organices en casa estas Navidades.

Organizar partidas de poker en casa - todo lo que necesitas saber

Si estás preparado para empezar a hacer partidas de poker en casa, debes considerar principalmente tres cosas: el material, los jugadores y a qué jugar.

El material

Lo primero es lo primero: no puedes jugar a poker sin cartas.

poker_homes_games_1.jpg

Cualquier baraja clásica te valdrá para empezar -seguramente puedes conseguir una baraja de cartas de papel forrado en la caja del supermercado o en algún badulaque. A largo plazo, seguramente querrás invertir en una baraja de cartas de plástico como las que fabrica COPAG, que produce las cartas de circuitos como el EPT desde hace años. Se barajan fácilmente, se pueden doblar sin que pierdan su forma y se deslizan por la mesa con facilidad, además de que son más difíciles de marcar que las cartas de papel normales.

Una vez que tengas la baraja de cartas, toca pensar qué tipo de fichas quieres utilizar.

La gracia de esta parte del juego es que puedes, literalmente, usar cualquier cosa. Clips, canicas o incluso cigarros, como si estuvieras metido en la prisión de alguna peli de cine clásico. (Se sabe que algunos periodistas que cubren torneos de poker han utilizado trozos pequeños de papel con diferentes valores escritos en ellos).

En un nivel por encima de usar cualquier cosa están las fichas de poker de plástico barato, que se pueden conseguir en cualquier lado. O puedes invertir en un set de fichas de arcilla como las que usarías en una partida de poker de un casino. En realidad, hoy en día están hechas de material reciclado, no de arcilla, y hay una gran variedad de opciones disponible. La mayoría de sets de fichas vienen con un botón para marcar al que reparte, al dealer, lo cual es muy útil para controlar la posición mientras juegas.

Por último, necesitarás sillas para todos los jugadores y una superficie sobre la que poder jugar.

Esta es otra de las cuestiones que en realidad dependen de los jugadores y su anfitrión. Si fuera necesario, hasta puede ser algo tan básico como dejar un espacio en el suelo y sentarse en círculo alrededor, pero cualquier mesa de la cocina o mesita pequeña es preferible a tener que sentarse en el suelo. En el otro extremo están algunos jugadores que se gastan una fortuna en mesas de poker y sillas especiales.

Los jugadores

Una vez tengas todo el material, la siguiente cuestión es a quién vas a invitar. Al fin y al cabo, no hay partidas de poker ¡si no hay jugadores!

poker_home_games_2.jpg

Lo primero a tener en cuenta cuando se organiza una partida privada debería ser asegurarse de que todo el mundo se lo pasa bien. Las partidas de poker divertidas son las que los jugadores quieren repetir una y otra vez, así que deberías intentar por todos los medios crear ese tipo de atmósfera. La mejor manera de hacerlo es invitar a gente que sepa cómo pasar un buen rato y cómo ser respetuoso con los demás. (Lo que incluye cierta habilidad para ser puntual y quedarse por lo menos un rato).

Debes hacer lo que puedas para que los jugadores con menos experiencia se sientan cómodos. Una buena sugerencia si hay alguien que no ha jugado antes es poner una serie de reglas de poker para que todo el mundo las tenga de referencia si las necesita. Lo básico, como qué manos ganan a otras o cuál es el valor de las fichas en juego, son buenos apuntes para empezar. Al hacer esto se ayuda a eliminar cualquier confusión que pueda crear el hecho de enfrentarse a un juego con el que no se está muy familiarizado.

El juego

Una de las mejores cosas de las partidas de poker en casa es que los jugadores lo deciden todo. Una vez que tengas el material y a los jugadores, el último paso es decidir a qué jugar.
Lo primero es elegir si se juega cash o torneo. Con buy-ins fijos, los torneos pueden ser menos intimidantes para un recién llegado. Si quieres que tus amigos se interesen por el poker, sería lo más adecuado para tu partida casera. Tener una buena experiencia al jugar a poker por primera vez es lo que más cuenta a la hora de que la gente se anime a volver a jugar, y tener que rascarse el bolsillo para hacer una recompra después de un cooler en la primera mano, como que para la mayoría de gente no es muy agradable.

poker_home_games_3.jpg

Lo siguiente que hay que elegir es qué tipo de poker jugar. Si tus invitados tienen menos experiencia en el poker, seguramente querrás quedarte con el Texas Hold'em en las primeras sesiones, aunque solo sea para no agobiar a los nuevos con reglas de las distintas modalidades. Aunque tampoco es que esté escrito en ningún sitio que tenga que ser así.

Antes de que el boom del poker lo estandarizara todo, en las partidas de poker caseras normalmente dominaban las modalidades más locas que te puedas imaginar. Partidas con comodines, partidas en las que tenías que igualar el bote para poder seguir jugando una mano, partidas en las que la mano mayor y la menor se llevaban la mitad del bote, o combinaciones de todos estos tipos de partidas y mucho más -cualquier tipo de poker que puedas imaginar se puede poner sobre la mesa en una partida casera.

Sobre todo, en ningún lugar está escrito que tengas que jugar al mismo juego todo el rato. Puede ser a elección del dealer o ir cambiando según determinada rotación, o incluso cambiar el tipo de juego con cada sesión. La cuestión es que es tu partida y puedes hacer lo que te plazca.

-------------------------------------------------------------------------------------------

La verdadera clave del éxito de las partidas de poker en casa es atender a los jugadores. Al fin y al cabo, en ese momento podrían estar haciendo cualquier otra cosa, así que, si quieres que estén jugando a poker contigo, merece la pena que te esfuerces por ofrecerles el ambiente que esperan. Pon el material y el juego al mismo nivel que el de los jugadores a los que invites y te verás organizando partidas de poker estupendas por mucho tiempo.

---------------------------------------------------------------------------------------------

Fotografías de las WSOP de pokerphotoarchive.com

Archivo