La comunidad española pierde a la figura de Pablo Cusí

Estamos acostumbrados a que el poker nos traiga grandes noticias, espectaculares triunfos, en definitiva, historias emocionantes que no dejan indiferente a nadie. Sin embargo, el poker va mucho más allá, en especial si hablamos de comunidades tan unidas como la española, una comunidad muy bien avenida y que suele reaccionar a todo lo que sucede en el mundillo casi a diario.

Por desgracia, lo que ha estado en boca de todos en la últimas horas es el fallecimiento de un jugador que en su día dio mucho que hablar en el poker español y que, aunque últimamente se había apartado de los grandes focos, nunca había dejado de formar parte de la comunidad. Hablamos de Pablo Cusí, un nombre que hizo historia en el poker de nuestro país, pero no por sus enormes resultados o por su pericia en la mesas, que también, sino por ser un ejemplo de arrojo y valentía que todo los jugadores deberían de tener presente.

Lo cierto es que Pablo ha sido un ejemplo para todo su entorno, y para cualquiera que conociese su historia, desde su niñez. Su capacidad para superar obstáculos o para afrontar problemas como el de la distrofia muscular de Duchenne que padecía, una enfermedad degenerativa que no tiene cura, siempre estuvo muy por encima de la media. Solo así se explica que lograse derribar todas las barreras que derribó durante sus estudios. Comenzó cerrando su etapa en el instituto con solo 17 años y matrícula de honor, pero eso no fue todo. Con solo 21 años ya había terminado la carrera de ADE, algo que hizo obteniendo un premio extraordinario de fin de carrera. Solo un año después, y un porrón de créditos mediante, conseguía el mismo reto, pero esta vez con la licenciatura en economía.

Su habilidad para formar parte del mercado laboral tampoco pasó desapercibida, lo que le permitió formar parte del Bufete Garrigues, primero como becario y más tarde como asociado. Allí tuvo la oportunidad de trabajar con algunas de las mejoras empresas del país y en las que también dejó su impronta y muy buenos resultados.

Barcelona10_Velli-654MEsa final_.jpg

En el poker, el éxito tampoco le fue ajeno. Pablo arrancó jugando al poker online y en los fieltros virtuales comenzó a labrarse una carrera que le abriría muchas puertas y en la que logró resultados más que notables, como aquel triunfo en el Monthly Special de PokerStars que en 2016 le reportó un premio superior a los 13.000€ tras un pacto a tres bandas. Tampoco le hizo ascos al poker en vivo, aunque aquello complicaba mucho más las cosas. Ahí fue donde apareció su hermano Javi, que se convirtió en su sombra por los casinos a los que Pablo lograba desplazarse, en su mayoría, tras haberse clasificado en las mesas online.

No podía ser de otra manera y, como muchas otras veces, juntos vivieron el que fue el resultado más destacado de Pablo en las mesas de poker. Hablamos del Estrellas Poker Tour Barcelona 2013, en el que Pablo y Javi, bautizados por la comunidad como el "Team Cusí", se quedaron a las puertas de hacer la machada. Es importante recordar que en su día ese fue el torneo de poker más multitudinario de la historia fuera de Las Vegas. Ahí es nada.

Podríamos decir que su eliminación en sexta posición con un premio de superior a los 53.000€ fue causa de la mala suerte, pero estamos seguros de que Pablo no nos perdonaría esos lamentos. El de Buñol llegó a liderar el torneo durante buena parte de la jornada anterior a la mesa final y solo un bad beat de dimensiones bíblicas, teniendo en cuenta el dinero que estaba en juego, le apartó de rematar la faena. Aún así, alcanzó la mesa final con el segundo mejor stack y pudo terminar su periplo en aquel torneo muy cerca de los premios importantes.

Barcelona10_Velli-370.jpgDesde PokerStars nos gustaría dar el pésame a toda la familia y amigos de Pablo, en especial a sus padres, esos que tanto de su parte pusieron para cumplir los sueños de su hijo, y a su hermano Javi, pero también a todos sus vecinos de Buñol, que en su día lo hicieron Hijo Predilecto. Y por algo sería.

Descanse en paz, Pablo Cusí.

Barcelona10_Velli-677.jpg

Archivo