Daniel Pidun es el nuevo Káiser del EPT Berlín

El European Poker Tour de Berlín concluyó ayer sábado con el estilo que lo caracteriza, coronando como campeón a un jugador local, Daniel Pidun, el primero que gana un evento en estas tierras desde que Sandra Naujoks lo logró en 2009.

Y todo esto lo pudimos ver en riguroso directo gracias al streaming en español, que volvía a la palestra, y por primera vez en el blog de PokerStars, después de algunos eventos de ausencia.

Todo el mundo esperaba un rápido final, y eso es lo que tuvimos, pero la velada valió la pena. Pudimos ver, lógicamente, algunas manos clave, un auténtico dominio alemán y como Pidun arrasaba en la última mesa para ganar el EPT en su propia tierra. Por ello se llevó 880.000 € y un reloj de lujo, valorado en 5.000 €, cortesía del fabricante suizo Slyde, uno de los patrocinadores oficiales de los eventos principales del EPT9.

daniel_pidun_ber9_ftwrap.jpg
Daniel Pidun, campeón del EPT Berlín

Pidun pulió la mesa final con la estereotipada eficiencia alemana y, después de hacerse con el liderato en la primera hora de juego, puso punto final al torneo en menos de seis. Puede que no fuera la actuación más elegante que hemos visto en un European Poker Tour, pero sí suficientemente remarcable para un jugador que se considera a si mismo amateur.

pidun_stretch_ber9_ftwrap_1.jpg
Pidun en buena forma

De hecho, Pidun podría considerarse un especialista en el EPT Berlín. Juega en un solo evento por año, tomándose una semana de vacaciones de su negocio familiar dedicado a la telefonía móvil. Es una tradición que ha resultado ser una de las más provechosas de su vida dada su capacidad para el deeprun: noveno en 2011, 17º en 2012 y ahora campeón.

heads_up_ber9_ftwrap.jpg
Cara a cara

"No sé, parece ser mi ciudad", dijo Pidun cuando le pidieron que explicara su tremendo éxito en la capital alemana. "Pero estoy muy contento. Es un sueño hecho realidad".+

Pidun era uno de los cinco alemanes de la mesa final, una proporción solo igualada por los jugadores franceses en Deauville, esta misma temporada. Pero más significativas que la nacionalidad eran las ciegas. El día anterior acabó contra todo pronostico cerca de la media noche firmando el destino fugaz de la final. Solo dos de los ocho finalistas tenían más de 40 ciegas, Pidun y el que acabaría finalmente segundo, Robert Haigh.

robert_haigh_ber9_ftwrap_2.jpg
Robert Haigh, todo sonrisas

Podríamos decir que Haigh era, probablemente, el jugador más experimentado de los últimos ocho y su segundo puesto le coloca en segunda posición en la clasificación de Mejor Jugador del Año, a tan solo 305 puntos del líder Jan Bendik a falta de un único evento para el final de la temporada.

Haigh llevó el ritmo de la final, junto con Pidun, durante las fases iniciales, frente a una masa compacta de seguidores locales, pero pronto quedó relegado a un segundo lugar. Cuando el dúo llegó al heads-up la distancia entre ambos era prácticamente insalvable, de diez a uno, y Pidun finiquitó el asunto en un abrir y cerrar de ojos.

Aunque, irónicamente, el comienzo fue de lo más lento.

Roman Korenev sería el primero en partir en octava posición. Permitió que Pascal Vos se doblara temprano y pronto sus jotas sucumbirían ante un color milagroso. Julian Thomas, que se jugó el resto en la primera mano de la final -nadie opuso resistencia- fue el siguiente. Se fue en séptima posición en un bote three-way contra Haigh y Roman Herold.

roman_herold_ber9_ftwrap.jpg
Roman Herold

En ese momento Pidun ya era líder destacado y no dejó de atacar a Herold y Haigh para colocarse con mas de diez millones. Herold, reducido a un puñado de ciegas, cayó en sexta posición con as-jota contra los treses de Helbig. Entonces Helbig le siguió en quinto lugar, cuando su par de cincos se topó con los ochos de Pidun. Éste tenía ya más de 13 millones.

alexander_helbig_ber9_ftwrap.jpg
Alexander Helbig

Haigh empezó a perder gas mientras Pidun desataba la violencia de su stack en todas direcciones, incluyendo la de ese short stack llamado Pascal Vos, que logró aguantar heroicamente hasta la cuarta posición. Se fue con as-siete contra as-dama.

pascal_vos_ber9_ftwrap.jpg
Pascal Vos

Pidun tenía la mayor parte de las fichas en juego, con más de 20 millones por los 4,8 de Haigh y 2,3 de Lasse Frost. Pero la mano más dramática estaba aún por llegar, una que enviaría a Frost a la barrera y catapultaría a Pidun hacia el título.

Haigh abrió a 400.000 antes de que Frost empujara su resto por 1,5 millones. Pidun pagó simplemente para ver un flop de 5♠8♦K♣ y pasó y pagó la continuación de 400.000 de Haigh. Un 3♣ apareció en el turn. De nuevo Pidun optó por el check-call, en esta ocasión ante el proyectil de 1.500.000 de Haigh. Pero con el J♣ el líder anunció el all-in.

robert_haigh_ber9_ftwrap.jpg
Haigh en acción

Haigh intentó sonreír, pero sabía que estaba perdido, no solo en la mano sino también en el torneo. Tiró sus cartas y Pidun enseñó un color poco probable, que superó claramente el T♥9♥ de Frost. Haigh no tenía más opción que apelar a la remontada, una que habría sido de las más espectaculares jamás vistas en el EPT.

Pero los libros de historia ni siquiera se abrieron. La pila de Haigh llegó a tener un máximo de 13 ciegas, entonces bajó a menos de diez. Pudo doblarse con as-cuatro, pero eso le colocó con 12 ciegas. Finalmente se las jugó con as-rey, Pidun pagó con nueve-ocho de picas y pagó. El ocho del flop fue suficiente.

pidun_wins_ber9_ftwrap.jpg
La victoria de Pidun

Resultado final

1º. Daniel Pidun - 880.000 €
2º. Robert Haigh - 531.000 €
3º. Lasse Frost - 325,000 €
4º. Pascal Vos - 255.000 €
5º. Alexander Helbig - 202.200 €
6º. Roman Herold - 155.000 €
7º. Julian Thomas - 110.000 €
8º. Roman Korenev - 77.000 €

No podemos olvidarnos tampoco de los cinco españoles que lograron entrar en premios en este evento alemán. Josep Maria Galindo fue el mejor de ellos (cayó en vigésima posición), pero también David Cabrera, Daniel Rauta, Isaac Chapí y Lander Lijo pasaron por caja. Enhorabuena a todos ellos.

josep_maria_galindo_eptberlin_day4.jpg
Josep Maria Galindo, uno de los cinco

Así llegamos al final del festival del EPT Berlín, la penúltima parada de la novena temporada del European Poker Tour. Ahora solo nos queda la Gran Final, que arrancará dentro de una semana en Monte Carlo, donde pase lo que pase acabará una de las mejores temporadas de la historia del circuito.

Nosotros volveremos entonces, con la idea de coronar un nuevo campeón de la Gran Final. Será emocionante así que... no os lo perdáis.

Archivo