El jugador de moda en el EPT: Dzmitry Urbanovich

Su espectacular racha lo ha llevado a coronarse en cuatro eventos en una misma parada del circuito y a sumar más de 3.000.000 de euros en premios en tan solo trece meses.

Dzmitry Urbanovich era un jugador cualquiera con la misma ambición y miras puestas en alcanzar esa meta que todo principiante ansía: convertirse en profesional. Los resultados, durante sus primeros pasos en los torneos en vivo, no habían sido del todo satisfactorios, pero su palmarés iba acumulando horas de vuelo. Fue entonces cuando se produjo el punto de inflexión, que llegó hace poco más de un año.

En Barcelona, durante el EPT11, Urbanovich consiguió el mejor resultado de su carrera hasta ese momento: tercera posición en un evento turbo de 1.000 € + 100 €. Su premio ascendió a 31.950 € y a partir de entonces decidió que con ese dinero iba a labrarse un futuro en el poker a lo que el tiempo parece haberle dado la razón.

8G2A8220_EPT12BAR_Dzmitry_Urbanovich_Neil Stoddart.jpg

Tras pasar, sin pena ni gloria, por el EPT11 de Londres y el EPT11 de Praga, Urbanovich firmó un inicio de 2015 prometedor. Obtuvo tres cajas en la PCA de Bahamas, una de las cuales supuso, además, su primer título en un evento paralelo del EPT. Se subió a lo más alto del podio -con un premio de 37.640 $- del 1.940 $ + 260 $ Turbo Bounty. Para completar su éxito, el polaco pasó por caja en el Evento Principal del LAPT y consiguió otro cheque en un nuevo paralelo de 1.100 $. Su juego comenzaba a carburar.

En Deauville (Francia) logró sendas cajas para un total de 18.000 € y sirvió de preámbulo para lo que estaba por llegar.

En Malta se desató la locura. Urbanovich pasó por caja hasta en seis ocasiones y todas ellas tras clasificarse para la mesa final. Por si no fuese suficiente, en cuatro de estos envites consiguió la victoria. Su balance: cuatro picas y 729.845 € de recompensa económica. Lo más sonado fue, sin duda, su entorchado en el High Roller de 25.000 € en donde batió a 67 rivales, algunos de la talla de Connor Drinan, Dan Stern, Martin Finger, Sam Greenwood, Jeff Rossiter o Philipp Gruissem.

dzmitry_urbanovich_pica.jpg

Poco más se podía esperar de una temporada para enmarcar, o quizás su explosión como jugador no había hecho más que empezar. Tan solo un mes más tarde de lograr el poker de títulos en Malta, el de Polonia alcanzó el heads-up del Super High Roller (100.000 € de buy-in) en el EPT de Montecarlo. Esta vez tuvo que conformarse con quedar por detrás de Erik Seidel, aunque su premio de consolación (1.446.600 €) se convertía en el mayor éxito de su carrera.

A esas alturas ya nadie ponía en duda que Urbanovich era algo más que una estrella emergente, aunque lejos de detenerse siguió buscando nuevas conquistas. Un puesto 40 en el Evento Principal (23.125 €) y la tercera plaza en el 10.000 € 6-max Turbo (101.600 €) le ayudaron a sumar los puntos necesarios para convertirse en el ganador indiscutible del premio al Jugador del Año del EPT11.

dzmitry_urbanovich_poy.jpg

En apenas nueve meses, Urbanovich había logrado premios por valor de 2.400.000 € y se había convertido en el jugador de moda del mayor circuito de poker en vivo del viejo continente. Su estado de forma, que lo había catapultado hasta la cima, lo convirtieron en uno de los nombres a seguir para el nuevo curso pokerístico 2015-2016. Su inicio no ha defrauda.

En agosto, durante la disputa de la etapa inaugural del EPT12, pudimos ver al polaco rondar la victoria en sendos eventos: el Super High Roller (48.500 € + 1.500 € de entrada) y el 5.000 € + 300 €. En ambos se quedó con la miel en los labios y fue segundo (841.500 € y 70.160 € de premio, respectivamente). Para bordar su estancia en Barcelona acabó octavo en un hyperturbo de 5.000 € + 200 €.

Sin ningún género de duda, Dzmitry Urbanovich es el jugador de moda del European Poker Tour.

Archivo