WSOP 2016: No puede parar; No parará

Artículo original de Jason Mercier.

Casi escribo un post en el blog días atrás. ¿El título?

"Aún es pronto"

Estaba de camino al día 2 del evento 8-game de 1.500 $ de las WSOP con cerca de 100 jugadores todavía en liza. Estaba feliz con seguir vivo en el torneo puesto que el verano en las WSOP había empezado de manera bastante pobre para mí.

Aterricé el 27 de mayo en Las Vegas y me registré en el evento de 50.000 $ de un día del Aria. Todo terminó para mí de una forma bastante frustrante, eliminado en la décima posición sin premio cuando ocho jugadores recibieron un cobro. Me despojé de la eliminación y estuve preparado para el Super High Roller Bowl de 300.00 $ que comenzaba dos días después.

jason_mercier_dog1.jpg

El torneo terminó siendo una larguísima competición de tres días en donde me encontré en una buena posición para entrar en premios durante el día 3. Es aquí cuando surge el problema del torneo. Cuando nos quedamos nueve jugadores, y en vez de juntarnos a todos en una mesa de nueve, la acción estaba programada para continuar con una mesa de cuatro y otra de cinco. En un intento por mantener las cosas de una manera justa, fueron moviendo a un jugador de una mesa a otra durante 20 minutos. A pesar de que es una idea decente, esto no previene el gran problema que surge en fases en avanzadas de los torneos de poker (especialmente en los torneos SHR): el "tankeo".

Un torneo así tan cerca de los premios y por esta cantidad de dinero debería, probablemente, ser jugado mano a mano con doce jugadores, o menos, y habiendo siete puestos premiados. Mata la estructura del torneo y lo hace imposible de jugar cuando es ventajoso para los jugadores "tankear" y utilizar el máximo tiempo en cada decisión.

Terminé busteando en novena posición después de jugar tres horas y media con este sistema alternativo. Me convertí en el shortstack y mis reyes se encontraron con los ases de Bryn Kenney en la mesa de cuatro. A pesar de estar decepcionado y enfadado, sabía que quedaba un largo verano por delante.

Empecé las WSOP jugando el evento de Stud de 10.000 $ y me clasifiqué para el día 2, aunque solo para caer eliminado menos de una hora después de que arrancase la segunda jornada. Después fallé en mi intento de embolsar fichas en los siguientes ocho eventos que disputé. Per eso fue algunos días atrás.

Ahora la historia es diferente.

Conseguí un buen resultado en el evento 8-game de 1.500 $, eliminado en el puesto 35, que me dejó tiempo suficiente para apuntarme en el evento NL 2-7 de 10.000 $. Este evento será uno de los que cambie mi verano. Me las arreglé para colarme en el día 2 en la media de fichas y después conseguí el liderato, para la jornada definitiva, a falta de nueve jugadores.

El día final fue tan bien como podría. Llegué al heads-up contra Mike Watson y ¡conseguí la victoria! En la mano definitiva, Mike subió a 100.000 puntos en ciegas 25.000/50.000. Pagué con 8654A y descarté el as. Mike también cambió una de sus cartas. Ligué un dos, que era la carta que me daba la mejor mano posible y una de las mejores que se puede tener. Pasé esperando que Mike apostase y así podría hacer check-raise. En realidad hizo una apuesta bastante grande de 200.000 puntos (casi el bote). Decidí ir a por todas. Me moví all-in rezando para que pagase. Pensó durante uno o dos minutos y finalmente pagó.

jason_bracelet_2016.jpg

Fue una sensación increíble estar sentado allí sabiendo que si pagaba estaría "todo el trabajo hecho". Fue el primer brazalete que ganaba en ese tipo de situación. Los otros tres fueron all-in en el flop o preflop. Fue un subidón de adrenalina conseguir mi primer brazalete del verano, ganando 273.000 $ de premio y consiguiendo cerca de 750.000 € en apuestas paralelas. Una sensación increíble ganar mi primer brazalete del verano y el cuarto de mi carrera. Además del hecho añadido de que esa victoria me ponía en una situación muy buena para conseguir un puñado de apuestas, que había hecho sobre que ganaba dos brazaletes.

Después de ganar el torneo, me registré en el evento Razz de 10.000 $ y volví a clasificarme para el día 2 con la media de puntos. Tuve una especie de deja vu en el día 2. Ligué como un animal, ganando los botes cruciales uno tras otro para colarme en la mesa final como chipleader otra vez. Esta vez había ocho jugadores para la jornada final y tenía el liderato con el 32% de las fichas en juego.

Estaba confiado sobre que iba a ganar mi segundo brazalete en tres días y convertirme en el primer jugador en la historia en hacer un back to back en los eventos de 10.000 $. La mesa final transcurrió de acuerdo con el plan y llegué al heads-up para enfrentarme al hombre que acabaría con mi sueño de conseguir una victoria back to back: Ray Dehkharghni.

Jugamos un heads-up realmente intenso durante unas cuantas horas y mi rival obtuvo lo mejor de mí. Me quedé cortó y terminé en segundo lugar por 160.000 $, dejando cerca de 500.000 $ en la mesa además de las opciones en la apuesta de los tres brazaletes.

Estuve desanimado durante, literalmente, unos minutos, y después no tuve otra opción que volver a las mesas. Hacer esas apuestas sobre brazaletes no te deja demasiado margen para saltarte eventos. Estaba extremadamente exhausto después del duelo y necesitaba irme a la cama. Sin embargo, me apunté en el evento HORSE de 10.000 $ justo antes de que cerrase el registro. Embolsé cerca de la media de puntos con 66 jugadores clasificados para el día 2. ¿Hoy? ¡Soy el chipleader con 14 jugadores!*

Estoy muy emocionado puesto que mis padres llegan a la ciudad esta noche. Están aquí para grabar mi episodio de pokerografía para Poker Central y animarme en el evento HORSE.

Quiero dar las gracias a todos mis amigos, familia y seguidores que me han estado viendo, apoyando y animando mientras estoy en esta aventura. ¡Significa todo para mí!

Sé que no he terminado. La tarea no está hecha. Quedan muchos más eventos de field reducido y buy-ins grandes por jugar.

No te sorprendas si me ves levantando otro brazalete.

* Jason Mercier terminó ganando el torneo y levantando su segundo brazalete.

Archivo