¿Cuántos de estos 5 mitos sobre el poker todavía te crees?

Cards_EPT_MC_19_M3DM0046-1-thumb-600xauto-374099.jpg

El poker es un juego tan popular, que hasta quienes no lo practican saben mucho sobre él. O al menos es lo que creen.

Puede que el poker sea cada vez más popular, pero todavía es un juego sobre el que hay muchas ideas equivocadas.

A veces, esas falsas creencias o mitos son peores por culpa de la cultura popular. La imagen que se da sobre el poker en el cine y la televisión tiende a pasar por encima de los detalles de lo que realmente es.

Así que la gente que sí juega al poker se queja de que "las películas no aciertan nunca". Eso, antes de que te den su propia versión de cómo se juega a poker en realidad.

Luego están los que no han jugado a poker en su vida. Ellos también dan su opinión sobre el juego por adelantado, la cual solo tiene algo de valor para quienes todavía están por darle al poker una oportunidad.

Es fácil creer en estos "mitos sobre poker". Pero solo una vez que te sientas y empiezas a jugar, te das cuenta de que son falsos.

Como los cinco que mencionamos a continuación. ¿Cuántos de ellos te suenan?

Mito nº 1: Es difícil aprender a jugar a poker

A mucha gente le intimida el poker. Hay quienes se muestran muy dispuestos a apostar en otros juegos de casino, pero temen adentrarse en la sala de poker. Simplemente, piensan que el juego es demasiado difícil de pillar.

Es un miedo comprensible.

Al contrario de lo que ocurre con otros juegos de casino, en poker tienes que competir contra otros jugadores (y no contra la casa). Solo por eso se pueden crear algunas dudas, sobre todo en aquellos recién llegados que entienden que es probable que acaben enfrentándose a rivales con más experiencia.

A menudo se dice que en el Texas Hold'em "se tarda un minuto en aprender, pero toda una vida en dominar". Lo cierto es que, aunque seguramente a la mayoría le cuesta más de un minuto, aprender el valor de las manos y el orden de juego no es demasiado complicado.

Pero no solo aprender a jugar a poker resulta más fácil de lo que muchos creen, sino que aprender a cómo ganar al poker tampoco es tan difícil como algunos piensan. Solo hace falta un poco de experiencia para que la destreza de muchos jugadores mejore lo suficiente como para que sean competitivos e incluso obtengan beneficios.

Mito nº 2: En el poker todo es suerte

La gente que no juega a poker lo sitúa a menudo al mismo nivel que otros juegos de casino como la ruleta o las tragaperras. Es decir, juegos en los que el jugador arriesga su dinero sin tener ningún control sobre el resultado que se vaya a dar.

Además, creen que para ganar tienes que tener las manos más altas. Sin embargo, quienes realmente han jugado saben que no es así en absoluto.

Puedes ganar al poker sin tener la mano más alta. De hecho, que te toque la mejor mano no te garantiza que vayas a ganar. Si juegas mal las manos altas, muy a menudo seguirás obteniendo un resultado negativo.

Las cartas que te tocan afectan tus opciones de tener éxito. Pero la estrategia en el poker también tiene mucho que ver con que un jugador gane o pierda.

Mito nº 3: El poker no es un juego de apuestas

Este es el reverso del mito anterior, una exageración del argumento de que el poker es un "juego de habilidad".

El poker es totalmente un juego que, a largo plazo, suele premiar a los jugadores más hábiles. Pero eso no significa que la suerte no importe lo más mínimo. Puede importar bastante, sobre todo en una mano concreta.

Los torneos de poker son el ejemplo más claro de que esto es cierto. Por ejemplo, cuando un jugador, en una mesa final, tiene la mejor mano y va con todo, pero al final acaba perdiendo y es eliminado.

Hacer all-in con ases de mano contra dos cartas de mano más bajas, hace que tengas una posibilidad de 4 a 1 de ganar. Eso quiere decir que una vez de cada cinco tu rival te vencerá.

Ese es solo un ejemplo de cómo el poker implica correr riesgos, incluso para los mejores jugadores que "lo llevan bien" de manera habitual.

Mito nº 4: Necesitas tener una buena cara de poker para ganar

Seguramente, uno de los aspectos sobre el poker que más se ha exagerado es el concepto de los "tells", y de si un jugador es capaz (o no) de disimularlos en la mesa.

Desde luego, se le ha dado mucho bombo en las películas. Un tic en el ojo o la atención exagerada que un jugador presta a sus galletas Oreo (como John Malkovich en Rounders), hace que aumente el suspense entorno a una mano.

Es verdad que cuando juegas a poker en un casino, es mejor no ir por ahí sonriendo como un loco cada vez que tengas una mano potente, o que te pongas a temblar sin parar cuando vayas a echarte un farol.

Pero ser capaz de poner una cara de poker estoica y que no muestre nada, es solo una pequeña parte del juego. Normalmente, un jugador revela más sobre el valor de sus cartas con su patrón de juego o con otras señales. Los "tells" solo resultan significativos muy de vez en cuando.

Mito nº 5: El poker es un juego de bandidos

Esa tradición histórica que entiende el poker como "juego de trampas" jugado por "los pícaros de las cartas", todavía influye en cómo lo concebimos hoy en día. Las películas también han contribuido mucho a formar esta impresión, es más que frecuente que las escenas de poker incluyan a jugadores con cartas en la manga.

Así era en el siglo XIX. Las partidas en los barcos de vapor y los salones del Viejo Oeste estaban llenos de tramposos capaces de utilizar cualquier método para desplumar a los más incautos. Las historias sobre peleas que interrumpían esas partidas también han hecho que se asocie el poker con el peligro (y el crimen).

Las salas de poker modernas que cuentan con licencia para operar, gastan mucho en vigilancia para que las partidas sean justas. En las salas de poker online también se utiliza un gran número de medidas para asegurarse de que los jugadores no sufren ninguna trampa. Eso no significa que los jugadores no estén al tanto por si ven algo raro, pero sentarse en una mesa de poker hoy en día es muy diferente de lo que era en las primeras décadas del juego.

Hoy en día, tipo de gente juega al poker y hay una gran variedad de stakes. Algunos mitos sobre el juego sobreviven. Ponen el énfasis en la dificultad del poker, su riesgo o el estatus de "bandido". Pero esas ideas, por lo general, tienen más que ver con la leyenda del poker que con su realidad.

Archivo