El viaje a las Series Mundiales: primera parte

El PokerStars Streamer, Steve Enríquez nos cuenta cómo está siendo su experiencia en la ciudad más conocida por los jugadores de poker. El de Cantabria se ha desplazado hasta los Estados Unidos para disputar varias decenas de torneos.

El viaje a Las Vegas comenzó siendo una odisea porque mi vuelo se retrasó dos horas en Madrid y eso hizo que perdiera el vuelo de conexión desde Los Ángeles hasta Las Vegas, por lo que tuve que esperar seis horas más en el aeropuerto de Los Ángeles.

Finalmente, después de ventiséis horas desde que partiese de Madrid, llegué a mi hotel en Las Vegas.

Normalmente, antes de venir, organizo un calendario con todos los torneos que tengo en mente jugar, y en base a eso elijo mi hotel. Ya son muchos años viniendo a "la ciudad del pecado" así que tengo los hoteles bastante controlados.

Este año he elegido el LinQ, es la mejor ubicación posible para mí, ya que estoy al lado del Venetian, Wynn y Bellagio y llego entre cinco y diez minutos caminando. El Hotel RIO me queda a poco más de veinte minutos caminando, así que la ubicación es inmejorable.

Por lo general, no me gusta coger ningún taxi, salvo que sea estrictamente necesario o tenga mucha prisa por llegar a algún torneo, es decir, siempre voy caminando a todos los casinos, por lo que así puedo mantenerme un poco en forma.

Como os comentaba, la rutina en Las Vegas es bastante similar. El mismo día que llegué, hice el check-in, deshice la maleta y me fui al Bellagio a jugar algo de cash. Tras una pequeña sesión en positivo puse rumbo al RIO para registrarme en el evento de $1.000 de las WSOP, pero no hubo forma de despegar del stack inicial y, pese a meter dos balas, acabé eliminado bastante rápido.

Me di cuenta después que el Evento Marathon de $2.650 todavía tenía el registro abierto y con bastantes ciegas, así que me metí a jugarlo, conseguí doblar mi stack y ponerme en una posición cómoda, pero un par de manos encontradas y la burbuja, me hicieron quedarme con 10 ciegas a 25 posiciones de los premios. Acabe allin con K♥Q♥ vs AQ y no hubo milagro y caí eliminado a 25 puestos de cobrar.

Y así es cómo el primer día en Las Vegas ya me habían eliminado tres veces. Esto es algo normal sobre todo jugando torneos, así que lo único que se puede hacer es seguir jugando y mantener la concentración.

EPT Monte-Carlo2019-891_.jpg

El día 12 de junio tenía en mi calendario el torneo de $1,100 del Wynn, así que aproveché para ir temprano al gimnasio a correr 40 minutos y sudar un rato antes de ir a jugar. El Wynn tiene para mi gusto uno de los mejores buffets calidad/precio de todo Las Vegas, por lo que me paré a comer allí antes de jugar este torneo.

Las cosas no fueron mucho mejor que el día anterior y en la primera bala acabé all-in por todos mis puntos con Q-Q vs los 10-10 de mi rival; a priori una situación soñada si no fuese porque el river fue un 10 y me mandó directo al cajero a recomprar.

En la segunda bala conseguí doblarme relativamente rápido, pero en el ultimo nivel del día, cuando ya íbamos a alcanzar los premios, tenía 15BB, me resté desde la ciega grande con 9-9 tras la apertura de CO y levantó Q-Q. Eliminado a 30 minutos de entrar en premios..

Hasta este momento, llevaba 5 eventos jugados y 0 premios, por lo que decidí cambiar de aires al día siguiente y jugarme el evento de WSOP de $1.500 de TripleDraw LowBall. Es un juego mixto que se me da bastante bien, y me animé a jugarlo.

Aun así, las cosas tampoco salieron demasiado bien y acabé eliminado en el nivel 6.

Tras esto me fui al Bellagio a ver cómo estaban las mesas de cash y vi una partida de 20/40 bastante interesante así que me animé a jugar unas 3 horas para acabar ganando 50 ciegas.
Al menos tuve otra sesión positiva en cash, ya que los torneos no estaban yendo demasiado bien hasta ese momento.

Esa noche recargué pilas y ya estaba dispuesto para el día 14 de junio y el torneazo que se venía: $1.000 WSOP Double Stack. Este torneo comenzó muy bien y rápidamente empecé a despegar del stack inicial. Fue un gran día, dónde conecté muchas manos postflop y pude meter presión a mis rivales.

Esto me hizo clasificarme al día 2 en posición 38 de 2300, lo cual hacía muy difícil que no entrara en premios, ya que cobraban 933 jugadores.

Tuve un inicio del día 2 perfecto y me puse con 500.000 puntos cuando la media rondaba los 150.000, pero tuve una mano encontrada muy grande y me pegaron un gran badbeat en un bote de 600.000 puntos.

Esto me hizo bajar a los 200.000 puntos y las ciegas cada vez apretaban más y más, por lo que tuve que restarme cuando quedábamos 490 jugadores con 55 y mis ultimas 13 ciegas; la SB tenía 9-9 y para colmo la BB levantó J-J y tuve que jugarme un triple allin, que perdí rápidamente cuando la J salió en el flop.

Esta fue mi primera caja en las WSOP 2019 en la posición 490 de más de 6000 jugadores, lo que no estaba nada mal para comenzar.

steve_enriquez_wsop_2019.jpg

Entre el día 1 y día 2 de este evento tuve un día libre medias, por lo que decidí jugar algún evento de 1 día de los casinos cercanos. Hay un evento que me encanta en el Aria y es el torneo de $400 de las 11:00 horas. Miré el calendario y vi que el torneo tenía lugar ese día, así que ni lo dudé. También había torneos en el Venetian y Wynn, pero preferí ir al Aria, ya que la mayoría de los regulares estarían en estos otros torneos.

Al llegar al Aria confirmé que, efectivamente, el field era increíble. Al ser fin de semana estaba lleno de turistas y jugadores recreacionales, por lo que había sido una decisión correcta ir allí.

El torneo tuvo 300 entradas y 26.000$ para el ganador; los 37 primeros clasificados entraban en premios.

Tuve un torneo muy plácido y saqué muchísimo valor de mis manos buenas, por lo que pude entrar en premios sin sufrir. Ya en premios, aproveché un poco para robar puntos y sobre todo para meter presión a los stacks más cortos.

Finalmente me colé en la mesa final aunque entré en 9ª posición a falta de 10 jugadores. Conseguí doblarme y, tras dos eliminaciones, me coloqué en 3ª posición. Fue entonces cuando los jugadores quisieron mirar un posible pacto.

Yo accedí a mirarlo pero sin demasiada convicción, ya que un pacto a 8 generalmente es bastante inviable puesto que la cantidad de los tres primeros puestos es infinitamente mayor que la de los demás. Tras ofrecerme 8.500$ decidí rechazarlo y continuamos con la acción.

Fui el único que no lo aceptó así que varios jugadores se cabrearon conmigo y comenzaron a increparme por no haber pactado. Yo les dije que venía a jugar y que no había más que hablar, así que no hubo más remedio que jugar.

Un jugador cayó eliminado y, quedando 7, seguía en 3ª posición. Es entonces cuando me dan A♠T♠ en el CO y decido ir allin con mis 16 ciegas. El jugador de la SB, que tiene 20 ciegas, opta por pagarme debido al cabreo que tenía conmigo. El señor mostró pareja de 66, y pese al flop JJ9 y el turn 8, no ligué ninguno de mis outs y caí eliminado por 3.500$.

Fue una pena porque el bote valía mucho dinero para haber podido explotar esa mesa y haber ganado los 26.000$ que esperaban al ganador. Inmediatamente después de mi eliminación, el resto de jugadores pactaron por mas o menos 10.000$ cada uno.

El día 17 me volví a acercar al Aria a jugar el torneo de 400$ aunque no hubo forma de conseguir ponerme con un stack grande. Caí eliminado cuando quedábamos 80 jugadores de los 250 que empezaron. Un jugador se restó por 30 ciegas con K♠T♠ y yo pagué con A♣K♣. El flop fue demoledor para mí: J♠9♠8♥. Le valía media baraja y el river fue el A♠ que me eliminaba.

Tan pronto como pude me puse en marcha hacia el Planet Hollywood, en dónde tenía lugar un torneo de $600. Mi primera bala no duró más de dos niveles y la segunda, y ultima del día, se acabó cuando mis jotas se toparon con los reyes de un americano.

Había caído eliminado 4 veces en menos de 3 horas, así que opté por regresar a la habitación y hacer algo de deporte. Después fui a ver el Cirque du Soleil y aproveché el resto del día para desconectar, ya que al día siguiente tocaba estar a pie de cañón una vez más.

Pronto tendremos la segunda entrada de esta particular aventura americana del PokerStras Streamer. Entre tanto puedes seguirlo en su cuenta de Twitter o a través de Instagram.

Archivo