Home / Fútbol – Historia de la Copa América

Fútbol – Historia de la Copa América

21-06-2024 por Miguel Canalda
6 min de lectura

Aunque no ha sido hasta tiempos recientes cuando la Copa América ha adquirido el prestigio internacional que se merece, el torneo cuenta con una vibrante tradición en Sudamérica que se prolonga por más de un siglo. Sigue leyendo para descubrir la fascinante historia de la Copa América.

Un torneo pionero

La llama del fútbol prendió rápido en varios países sudamericanos y hay que remontarse a 1916 para encontrar la edición inaugural del Campeonato Sudamericano, 14 años antes de la primera Copa del Mundo. El torneo, enmarcado en los actos de celebración del centenario de la independencia de Argentina, se disputó en Buenos Aires con cuatro selecciones: Brasil, Chile, Uruguay y la anfitriona.

Con un formato en el que cada selección se enfrentaba a las otras tres, con dos puntos por la victoria y uno por el empate, Uruguay se proclamó campeona no solo de la edición inaugural, sino en seis de las diez primeras ediciones, cuando este antecedente de la Copa América se disputaba anualmente, salvo contadas excepciones.

Ese éxito charrúa, añadido al de las medallas de oro en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928, propició que el primer Mundial se celebrara en Montevideo, donde Uruguay también triunfó.

Entre idas y venidas

A pesar de su carácter pionero, a partir de la década de los años 30 del pasado siglo el Campeonato Sudamericano se disputó de manera intermitente, sin un calendario fijo. Sin embargo, su tendencia siempre fue creciente, poco a poco dando cabida a más países participantes.

En la edición de 1947 ya participaron ocho selecciones y se disputaron 28 partidos. Todavía con el formato de todos contra todos, Argentina conquistó su noveno título y por primera vez superó a Uruguay.

Durante estas décadas, el Campeonato Sudamericano se celebraba a veces anualmente, a veces cada dos, tres o cuatro años, o incluso dos veces al año, como sucedió en 1959. En la primera de las dos ediciones de ese año dejó su impronta Pelé, quien a sus 18 años acabó como máximo goleador del torneo con ocho dianas en seis partidos.

Bienvenidos a la Copa América

Tras un parón de ocho años, el torneo continental se reanudó en 1975 con un nuevo formato y ya con el nombre de Copa América. Además, fue la primera vez que participaron los diez países de la Conmebol.

El nuevo formato era el siguiente: la selección defensora del título accedía directamente a la semifinal y las otras nueve se repartían en grupos de tres. Ahora ya no había una sede fija y cada selección se enfrentaba a sus rivales de grupo tanto en casa como a domicilio.

La ganadora de cada grupo pasaba a semifinales, donde esperaba la vigente campeona, y de ahí se pasaba a la final, también a doble partido en el que la victoria contaba dos puntos y el empate, uno. En caso de que las dos selecciones finalistas quedaran igualadas a puntos, se disputaba un tercer partido de desempate.

Entre 1975 y 1987 el torneo se disputó cada cuatro años y cada edición se prolongaba durante varios meses, pero a partir de 1987 se redujo a dos años el plazo entre cada edición y se volvió a la sede única con una duración de menos de un mes.

Nuevo cambio de formato

Tras algunas alteraciones en el formato anteriormente descrito, en 1993 se introdujo el sistema de torneo que ha prevalecido hasta ahora, con ligeras modificaciones en los últimos tiempos.

A partir de este momento se consolidó el formato de 12 participantes (las diez selecciones de la Conmebol y dos invitadas), repartidas en tres grupos. Las dos primeras de cada grupo y las dos mejores terceras pasaban a la fase eliminatoria, formada por los cuartos de final, las semifinales, el partido por el tercer puesto y la final.

La primera final con este nuevo formato la protagonizaron Argentina y México en el Monumental de Guayaquil, donde un doblete de Gabriel Batistuta le dio el título a la Albiceleste.

Dos años después Uruguay se impuso a Brasil por penaltis, pero en 1997 la Canarinha se proclamó campeona con Ronaldo como mejor jugador del torneo. En el 99 Brasil revalidó el título, esta vez con Rivaldo galardonado como mejor jugador y compartiendo el trofeo de máximo goleador junto a su compañero Ronaldo.

Celebrando el Centenario

A partir de 2001 la Copa América se empezó a celebrar cada tres años y desde 2007 se amplió a cuatro años el tiempo de espera. Sin embargo, en 2016 se hizo la excepción para celebrar la Copa América Centenario, tan solo un año después de que Chile se proclamara campeona frente a Argentina por penaltis en el Nacional de Santiago, con fallos de Gonzalo Higuaín y Éver Banega.

Esta edición especial se amplió a 16 participantes y salió por primera vez de territorio sudamericano, con Estados Unidos como país anfitrión. El destino llevó de nuevo a Chile y Argentina a la final, que de nuevo acabó en tablas para resolverse mediante los penaltis. Al igual que sucedió el año anterior, Chile conquistó el título, esta vez gracias a los fallos de Leo Messi y Lucas Biglia.

Argentina recupera el trono

Argentina parecía condenada a no alzar el trofeo, derrotada en cuatro de las cinco finales disputadas entre 2004 y 2016. En 2019 la Albiceleste liderada una vez más por Messi sucumbió en semifinales ante Brasil, pero ambas selecciones volvieron a verse las caras dos años después en la final.

Con 34 años, a Messi se le agotaban las oportunidades de alzar un trofeo con la absoluta. Con el mítico Maracaná como escenario, Argentina por fin deshizo su maleficio y ganó con un solitario gol de Ángel Di María. De esta forma, la Albiceleste recuperaba el trono de la Copa América, donde llevaba sin ganar desde 1993, para igualar también el récord de 15 títulos que ostentaba Uruguay en solitario.

Ese triunfo cambió el devenir de Argentina, que un año después conquistaba la Finalissima contra Italia (campeona de Europa), aunque el trofeo más importante estaba por llegar: el del Mundial 2022 conquistado en Catar.

En la Copa América 2024, Messi se convertirá en el futbolista con más partidos disputados en el torneo y está a cinco goles de batir el récord de máximo anotador histórico. Pero no es el único aspirante a este último logro, pues el peruano Paolo Guerrero y el chileno Eduardo Vargas están a cuatro tantos de superar el récord.

expand_less