Inicio | Aprende | Ruleta | Blackjack vs Baccarat: Comparativa

Blackjack vs Baccarat: Comparativa

4 junio 2024

Los juegos de cartas han tenido, históricamente, un gran impacto en la cultura de las diferentes sociedades; especialmente, aquellos que mantienen una larga trayectoria y han conseguido una enorme popularidad.

El Blackjack y el Baccarat son, con permiso del Póker, los dos grandes exponentes de esta categoría; cada uno con sus reglas y particularidades. Cierto es que también tienen algunos elementos en común. Esta guía de PokerStars Casino profundizará en sus diferencias y similitudes, en una comparativa que puede ser de gran utilidad a los amantes de los juegos de mesa.   

Blackjack

El Blackjack cuenta con siglos de historia, concretamente, algunos atribuyen sus orígenes al siglo XVII, con el juego “La Veintiuna”, reflejado en obras del ilustre escritor Miguel de Cervantes. Este entretenimiento ha evolucionado con el paso del tiempo y se ha convertido en uno de los imprescindibles de los casinos, además de inspirar producciones cinematográficas y temas musicales. Su naturaleza, llena de emoción y con diversas opciones de decisión en el juego, le otorga una serie de señas de identidad propias.   

Objetivo

El objetivo de este juego, ya sea en su versión presencial o en el Blackjack online, es superar, con la suma de los valores de las cartas, al Crupier; eso sí, sin pasarse de los 21 puntos. Por tanto, obtener los 21 justos es la puntuación idónea. A ese resultado se le llama, precisamente, “Blackjack”.

Para obtener el resultado, se suman los puntos de cada carta, con el siguiente esquema: las cartas con símbolos numéricos mantienen su valor nominal; las figuras (J, Q, K) valen 10 puntos cada una; y el As puede valer 1 punto u 11 puntos, según lo que decida el jugador.

Dinámica de juego

Tras barajar las cartas, los jugadores harán su apuesta inicial. El siguiente paso es repartir los naipes: el Crupier le dará dos cartas a cada jugador y tendrá otra para él. Todas ellas descubiertas. Desde su izquierda, cada participante hará su jugada, en la que puede pedir más cartas (evidentemente, sin pasarse de 21), puede plantarse (no pedir más y jugar con los valores que tiene), puede doblar (colocando otra apuesta del mismo valor y sólo recibirá otra carta) o dividir (sólo cuando reciba dos cartas iguales, creará otra mano independiente).

Cuando todos los participantes hayan hecho sus jugadas, el Crupier jugará su mano. En caso de empatar con el Crupier, se recupera la apuesta. Si se supera su puntuación, se gana. Algunos de estos elementos de la dinámica pueden variar según de qué modalidad del Blackjack y sus reglas se trate. Por ejemplo, en el Blackjack Americano, el Crupier recibe una segunda carta tapada y debe plantarse con algunas manos “suaves”. En el Blackjack online, además, existen otras variantes que permiten rendirse (como el Blackjack Surrender) o hacer apuestas de valores más modestos (como el Blackjack Classic Micro).      

Premios

Respecto del importe de los premios, en caso de superar al Crupier -el objetivo del juego-, la apuesta se paga 1:1; es decir, se recupera la apuesta y se obtiene una ganancia del mismo valor. Si se ha doblado, la ganancia es, lógicamente, el doble. Y, en caso de obtener un “Blackjack”, el pago pasa a ser a 3:2. 

Probabilidades de ganar

En el apasionante juego del blackjack, el participante tiene diversas opciones en base a las cartas recibidas y sus propias decisiones. Pero, al final, la estadística manda. Hay que recordar que el objetivo es superar al Crupier y, por tanto, acercarse al máximo (o conseguir) al valor de 21. Esta puntuación de 21 tiene una probabilidad algo inferior al 5% de aparecer durante una mano.

Por otra parte, según la suma que hayamos obtenido con las cartas iniciales, tendremos diferentes probabilidades de pasarnos si solicitamos otra carta. Si esta suma es de 12, sólo hay un 31% de pasarse; en cambio, con un 20, las opciones de superar el valor deseado pueden estar en torno al 92%. 

Baccarat

De nuevo, hay que remontarse muchos siglos atrás para encontrar el origen de este juego de cartas. El Baccarat, también conocido Punto y Banca, proviene de la Italia del siglo XV. Eso sí, alcanzó una mayor popularidad en los siglos siguientes en Francia.

Sin embargo, lo cierto es que su segunda juventud llegó con el siglo XX, dado que tenía un importante protagonismo en las novelas de Ian Fleming sobre cierto agente secreto británico. Este entretenimiento destaca por su sencillez y lo emocionante de sus manos.

Objetivo

En el caso del Baccarat en casino, gana la mano que sume 9 o se acerque más a esa cifra. Para ello, se suma el valor de las cartas del jugador (como mínimo 2 naipes y como máximo 3), en las que el As vale 1, del 2 al 9 mantienen el valor nominal, y los 10 y las figuras valen 0. Y aquí viene lo verdaderamente novedoso y que lo diferencia de otros juegos como el Blackjack. En el Baccarat, el objetivo es predecir quién tendrá la mejor mano: si será la del jugador, la del Crupier o habrá empate. Y en eso de basará la apuesta del participante.   

Dinámica de juego

La dinámica del Baccarat tiene algunas características muy peculiares, especialmente, en lo que se refiere a la forma de repartir, con curiosos rituales en el corte y la adición de mazos. Pero antes, los jugadores (pueden participar hasta 14 en una partida) deben hacer sus apuestas a su mano, a la de la banca o al empate. Con las apuestas ya realizadas, el Crupier reparte dos cartas al jugador y dos a la Banca. Cuando la suma inicial es superior a 10, se elimina el primer dígito; es decir, si suman 14, el valor pasa a ser de 4. En los casos en los que la suma es inferior a 5, se puede coger una tercera carta. Finalmente, la mano que se ha acercado más a 9 (o lo ha conseguido) es la ganadora. Y si el participante escogió esa opción obtendrá sus ganancias.     

Premios

El importe de los premios variará según la opción escogida. En caso de apostar por la mano del jugador y acertar, la ganancia es de 1:1 (se recupera la apuesta y se obtiene una ganancia del mismo valor). Si la apuesta ha sido por la victoria de la banca y esta ha sido la ganadora, el premio es el mismo 1:1; sin embargo, habrá que descontar un 5% que se quedará el casino, por lo que la ganancia real es de 0,95:1. Y si se acierta al apostar por el empate, los ingresos aumentan considerablemente, hasta llegar al 8:1.  

Probabilidades de ganar

Lo cierto es que las probabilidades de que la mano del juego o de la banca sean las vencedoras están casi equilibradas; con apenas un 1% de diferencia (44,62% para el jugador y 45,86% para la banca) debido a algunos aspectos de la dinámica del juego. Eso sí, las posibilidades bajan considerablemente para los empates (9,52%); claro que también los premios para esta opción son mucho mayores.