Inicio | Aprende | Backgammon: Aspectos Básicos Para Empezar a Jugar

Backgammon: Aspectos Básicos Para Empezar a Jugar

3 mayo 2024

El Backgammon es uno de los juegos de mesa más antiguos y emocionantes que existen. Este divertido juego sigue atrayendo y llamando la atención de jugadores de todo el mundo.

Si eres principiante y quieres adentrarte en el mundo del Backgammon, estás en el lugar adecuado.

Este artículo te servirá de guía para conocer las reglas y fundamentos básicos de este juego de casino, además de hacer que tu aprendizaje sea una experiencia tan agradable como estimulante.

Configuración del juego

El Backgammon se juega en un tablero dividido en 24 triángulos alargados, llamados puntos, con colores alternos y divididos en cuatro cuadrantes con seis triángulos cada uno.

Estos cuadrantes son el tablero interno y externo de cada jugador, y están divididos por una barra central. Cada jugador tiene 15 fichas de su color y, al principio de la partida, tiene que colocarlas de la siguiente manera: dos fichas en el punto 24, cinco en el punto 13, tres en el punto 8 y cinco en el punto 6 de cada jugador.

Para empezar la partida, cada jugador lanza un dado. El jugador que obtenga el número más alto es el que mueve primero, utilizando la suma de los números de ambos dados.

Si ambos sacan el mismo número, los jugadores tienen que seguir lanzando los dados hasta obtener números diferentes. Los números de los dados son los que determinan cuántos puntos (o espacios) puede mover sus fichas un jugador, siempre hacia un punto con menor numeración.

Reglas de movimiento en el Backgammon

Una ficha solo puede moverse a un punto abierto, pero que no esté ocupado por dos o más fichas del oponente.

Si un jugador saca un número doble, puede mover sus fichas según los números que hayan salido en los dados hasta cuatro veces. Es fundamental usar los números de ambos dados si es posible.

Si no se puede mover una ficha utilizando ambos dados, se debe mover usando el número más alto posible.

Capturar y reintroducir

Una ficha que esté sola en un punto es vulnerable y puede ser «capturada» por una ficha adversaria: es así como se eliminan fichas en el Backgammon.

Una ficha que haya sido capturada se retira del tablero y se coloca en la barra. El jugador que tenga una o más fichas en la barra tiene que reintroducirlas en el tablero en su siguiente turno, utilizando los números que saque con los dados.

Llegar a casa y liberar fichas

El objetivo del juego es llevar todas las fichas a nuestro tablero y «liberarlas». El primer jugador que libere todas sus fichas gana la partida.

Para poder liberar fichas, todas las fichas de un jugador deben estar en su tablero.

El doblaje

El Backgammon cuenta con un elemento de apuesta a través del «doblaje».

Los jugadores comienzan con una apuesta acordada, que puede ser duplicada por un jugador durante su turno, antes de lanzar los dados.

Si el oponente rechaza el doblaje, pierde la partida y paga la apuesta original. Si lo acepta, el juego continúa con la apuesta doblada y solo el jugador que haya aceptado dicho doblaje puede proponer el siguiente.

El Backgammon como juego de habilidad

El Backgammon es un juego que combina habilidad y táctica: de hecho, muchos profesionales del póker también juegan a este juego.

Aprender a jugar requiere de tiempo y práctica, pero es una experiencia muy gratificante. Recuerda que cada partida es una oportunidad para mejorar tus decisiones y tus habilidades.

No dudes en empaparte todo lo que puedas del juego, participando en clases para principiantes o leyendo artículos. Te deseamos que tu experiencia con el Backgammon comience llena de entusiasmo y que juegues un montón de partidas superentretenidas. ¡Que te diviertas!