Inicio | Aprende | Ruleta | El origen de la ruleta

El origen de la ruleta

8 mayo 2024

La ruleta es uno de los juegos más icónicos de los casinos y forma parte indivisible de nuestra cultura, ya que ha aparecido en una larga lista de películas, libros u obras de arte. La emoción por predecir dónde se detendrá la bola en cada giro es única y le aporta un valor diferencial a un título que tiene varios siglos de historia a sus espaldas.

Los orígenes de la ruleta se remontan al siglo XVII en Francia, aunque tiene antecedentes incluso en culturas prerrománicas. El objetivo de lograr una rueda con movimiento perpetuo fue su principal impulsor, aunque el sector del entretenimiento terminó por adoptar este juego para convertirlo en un auténtico fenómeno de masas.

El salto hacia Estados Unidos durante el siglo XIX significó el inicio de una época dorada que se remonta hasta nuestros días. Todo ello sin pasar por alto la influencia de los nuevos formatos digitales, que han popularizado todavía más su acceso y han logrado una expansión global del juego.

Un juego con procedencia francesa

La ruleta es uno de los juegos de mesa más conocidos del mundo, algo que se debe especialmente a unas reglas muy sencillas. Esta ventaja competitiva es fundamental para codearse con otros títulos mundialmente conocidos como el póker o el blackjack, aunque su funcionamiento necesite de una mayor cantidad de elementos.

El origen de la ruleta se enmarca a mediados del siglo XVII en Francia, gracias a los avances de Blas Pascal. El matemático y físico francés estaba inmerso en la búsqueda de una rueda con movimiento constante, algo que supuso un pilar fundamental para la aparición de la ruleta a corto plazo.

Este avance le permite ostentar el reconocimiento de inventor de la ruleta, aunque el juego fue acuñado por los hermanos Blanc en el siglo XVIII. Estos empresarios galos le dieron formato a la ruleta para añadir el número 0 y presentar un total de 37 casillas: este es el inicio de la ruleta francesa o europea.

El término también proviene del francés y hace referencia a una rueda pequeña, aunque su expansión hacia otros países del viejo continente le acuñó otras denominaciones como ruleta de la fortuna, roulette o rueda de la suerte. Además, no podemos pasar por alto que el resultado final se debe a la combinación de varios juegos antiguos, que se fueron entremezclando ante el auge que vivieron los juegos de azar en esa época.

El icónico Casino de Montecarlo fue uno de los pioneros en presentar este título dentro de su catálogo, algo que supuso un éxito rotundo para las clases altas de la región. El interés que despertaba la ruleta se impuso sobre algunas restricciones iniciales y terminó desembarcando en Estados Unidos, donde experimentó su salto definitivo a la fama.

La llegada a Estados Unidos

La popularidad de la ruleta no se puede entender sin la llegada de este juego a Estados Unidos, que se convirtió en uno de los grandes fenómenos del ocio a lo largo del río Mississippi. Su expansión desde Nueva Orleans hacia el resto del país fue imparable, aunque paralela al desarrollo que experimentaba en Europa.

Esto propició que se asentara el formato de doble 0, que se conoce comúnmente como ruleta americana y se mantiene como la otra gran modalidad en la actualidad. La única diferencia entre ambos títulos tiene que ver con la probabilidad numérica, ya que este tipo de ruleta aporta una ventaja superior a la casa.

La influencia estadounidense se hizo notar en los países cercanos, así que Canadá, la región del Caribe y Sudamérica han adoptado el formato de la ruleta americana. En cambio, el resto del mundo se decantó por la ruleta francesa o europea, que también es la más común en los casinos de España.

Un salto digital definitivo

El increíble desarrollo de la ruleta dio un salto definitivo con la llegada de Internet y su expansión global. El sector del ocio aprovechó la desaparición de las barreras físicas a finales del siglo XX para volcar en este nuevo sistema todo su contenido, algo que supuso un éxito automático a escala mundial.

Los casinos online han sido abanderados del entretenimiento digital y la ruleta fue uno de sus pilares fundamentales. Asimismo, el desarrollo de herramientas tecnológicas como el Generador de Números Aleatorios (RNG) se impuso como garantía de justicia y azar, así que este título se ganó con rapidez el respaldo de todos los usuarios.

Una de las claves de la ruleta digital se centra en la variedad de formatos, pero también en la capacidad operativa para impulsar a este juego como el eje central de los casinos en vivo. La posibilidad de disfrutar de la ruleta a través de cualquier dispositivo con conexión a Internet en tiempo real y con un crupier que se comunique con nosotros en directo supone una ventaja considerable para la industria.

La gran protagonista del casino en vivo

La actualidad de la ruleta está ligada al auge del casino en vivo, un formato que está creciendo a pasos agigantados por todo el planeta. La sensación de realismo mejora sustancialmente, la inmersión del usuario es mayor y la oportunidad de comunicarse con otros jugadores o con un crupier le aporta una ventaja competitiva diferencial.

Eso sí, no se descartan nuevas actualizaciones a corto plazo, gracias a innovaciones digitales basadas en la Inteligencia Artificial (IA) o la Realidad Virtual (RV). Estas dos nuevas herramientas se han convertido en avances espectaculares y su progresión asusta por la enorme cantidad de aplicaciones que tienen, algo que incluye también al sector del ocio y el entretenimiento online.

Las ruletas iniciales del siglo XVIII que implantaron los hermanos Blanc mantienen su esencia intacta en las nuevas ruletas digitales y las reglas del juego apenas han variado en todo este tiempo. Sin embargo, los casinos digitales han transformado por completo la forma de jugar, aunque los aspectos tradicionales de este título no pasan de moda.